Estación de Marchena

La estación de Marchena, en Sevilla, tiene todavía estos artilugios para cambiar las vías.

Están totalmente operativos, y se puede ver al operario saliendo, abriendo los candados con una llave del tamaño de su mano, y girando y moviendo palancas cada vez que se acerca o sale un tren.

Estación de Marchena - 1

Estación de Marchena - 2

Estación de Marchena - 3

Status

Vivir en una urbanización pija es algo extremadamente curioso. La fauna y flora de nuestros alrededores hay veces que ni siquiera tiene descripción.

A esta urbanización llegamos muchos después de que empezara la crisis. Había gente desde antes. Curiosamente, habían pagado unos 300.000 euros por casa, y en aquella época todavía no había cableado de internet ni fibra, ni funcionaban las farolas de las calles. Son esas cosas que te hacen plantearte si hay gente que se compra algo simplemente porque puede. Aunque realmente sabemos que muchos lo hacían por estar al lado del colegio al que iría su niño durante toda su vida escolar, un colegio del Opus con precios relativamente baratos: 10.500 euros al año.
Aún viviendo en la urbanización, y teniendo un trayecto máximo que se puede calcular en unos 800 metros desde la casa más lejana hasta la puerta del colegio, casi todos los padres llevan a sus niños al colegio con sus grandes coches para que el resto los vean. Y digo casi todos, porque algunos van andando: los que tienen asistenta que los acompaña y los recoge.

Algunos años más tarde los precios cayeron hasta casi la mitad. Cuando un bloque de 14 casas salió a concurso por un precio de 44.000 euros por casa, la asociación de vecinos de la urbanización se reunió para tratar el tema. En palabras reales, no querían a nadie con un ford fiesta como vecino, y de ese tipo era la gente que estaba visitando las casas. Y ahí llega uno de los problemas más incontrolables de vivir en sociedad: los vecinos.

En realidad me he liado, porque de lo que os quería hablar es de cómo se mide el status por aquí. En realidad entre vecinos no hay problemas evidentes, y todos vivimos en una especie de armonía. Algún imbécil hay, pero entre más de 200 familias, es un ratio relativamente pequeño y además son fácilmente ignorables. Y, como en todas las pequeñas comunidades, los que tenemos perro somos una piña independientemente de si Audi, polito Lacoste, o Seat Ibiza en la puerta (aunque casi todo el mundo tiene perros inmensos y/o caros). Así que voy a lo que iba.

  • Tiene servicio
  • No tiene servicio
  • Tiene Mercedes, Audi, o coche del tamaño de un apartamento pequeño
  • Tienen mierdicoche
  • Tiene perro de raza
  • Tienen perro de compañía
  • Tienen pozo en casa (¡hay gente que se ha hecho un pozo en el jardín!)
  • Tienen piscina
  • Tienen un césped precioso
  • Han quitado el césped y han puesto concreto
  • Tienen una selva por jardín

Uno de los chavales más trabajadores del barrio es de todo respuesta B, y el que tiene un fumadero de marihuana es todo respuesta A.

Esta urbanización es un nido de estereotipos.

Pedro Ximenez

Hoy hemos terminado de vaciar esta botella. No tenía siquiera la etiqueta reglamentaria de lo antigua que era. Tenemos que decir, no sin pesar porque se haya acabado, que mejor sabía.

Con el tiempo se había afrutado y se había hecho crema, y era genial poder beber una copita de vez en cuando.

Por suerte, esta era una de nuestras botellas más jóvenes. Ya os hablaré de la próxima ;)

 

Pedro Ximenez - 1

Pedro Ximenez - 2

Café

El otro día, viendo un Club de la Comedia antiguo, escuché una regla mnemotécnica de boca de Eva Hache que no conocía. Aprendí a conducir bastante más tarde que ella, así que tampoco es raro.

Si estáis aprendiendo a conducir, o tenéis mala memoria para recordar qué hay que hacer al subir a un coche, aquí va:

Café: Cinturón, Asientos, Freno de mano, Espejos.

Y después, a arrancar.