Find Madeleine [te-cagas]

O sea, que yo llego, me voy de fiesta, y dejo a la niña drogada. No pasa nada, lo hago a menudo, con los tres. Así no molestan y nos podemos ir tranquilamente.

Vaya, que esta vez me he pasado un poco… Uy… que la niña se ha muerto…
Eh… ¿qué hacemos? Pues… la enterramos ^_^. Y ponemos carteles de que se ha perdido. Y por si pasa cualquier cosa, apoyo de los medios para que lo tapen todo y poder engañarlos un poco.

Anda… han descubierto el cuerpo. Ups… han descubierto lo de los tranquilizantes… y parece que sólo tiene ADN nuestro encima… y no hay rastro de nada más… Parece que nos han cazado…

¡Ah! Vamos a decir que no es nuestra niña, y que está perdida todavía. Vamos a poner carteles por todos lados. Vamos a hacer que todos los buenos padres de familia que no van por ahí matando sin querer a sus hijos se queden sin trabajo por incompetentes que no han sido capaces de encontrarla (¡pero si está en tu jardin enterrada, ya la han encontrado, y has dicho que no es ella!) y con un equipo nuevo de gente, empezamos de nuevo.

Mientras, el de la Virgin nos suelta una pasta. Otra gente por ahí nos suelta más, porque pobres, que no encuentran a la niña. Y las donaciones por internet van por el millón y cuarto de libras, que son 1.7 millones de €.

Mato a mi niña, hago una campaña de marketing, y gano dinero para mantenerme de por vida.

Que a ver si me equivoco y resulta que la niña está viva por ahí perdida y la ha raptado un pederasta, pero entonces a ver quién es la que tiene su ADN que encontraron enterrada.

Al teclado un RaveN cansado del circo mediático de estos días en los que piensan que no sabemos pensar y montan un complot contra nosotros muy muy grande para hacer que nos frustremos como nunca y que después, cuando pasen las fiestas, las cosas sigan sin funcionar pero pensemos que ‘por lo menos están mejor’ y no nos quejemos tanto.

A veces por teléfono me siento Fry en aquel capítulo de Futurama que pusieron ayer.

Nuevos proyectos

Pues sí, Enero está a la vuelta de la esquina y parece que empieza con bastante fuerza.

Hay dos proyectos que me gustaría que conociérais.

El primero es el de mi gran amigo Luis Rull.

Puede que conozcáis a Shel Israel, un tipo que estuvo con nosotros en el Evento Blog de este año como invitado y que ha escrito junto a Robert Scoble un libro que ha hecho que se les considere dos de los gurús de la web 2.0: Naked Conversations.

Shel, cómo no, tiene un blog, Global Neighbourhoods, que está dentro de la lista de los 100 blogs más leidos en el área de marketing. Y el día 28 entrevistaba a Luis en él.
Una entrevista muy completa, realizada por Shel, donde Luis habla de sus nuevos proyectos, de su nueva empresa, Mecus, y de los servicios que pretende que se presten desde ella. Quizá un servicio pionero. Estaremos más que atentos.

El otro es de otro viejo conocido, José Luis Antúnez, que tiene en su haber proyectos como bitacoras.com, ideasapiens o la propia Blogs Media. A su equipo se ha conocido otro conocido de muchos, Alfonso Jiménez, y han presentado Youare.com, un proyecto que se perfila como algo antiguo pero a la vez nuevo como podréis ver en sus fotos de flickr. O con su explicación: Twitter + Tumblr + Linkedin + Del.icio.us + Ingrediente secreto = YouAre.

Si queréis saber más del proyecto, mejor que os lo expliquen ellos mismos, José Luis y Alfonso.

Los nuevos de la familia

Acabamos de hacer crecer la familia :).

En principio tuvimos a Cyclops. El pobre era mi ordenador de sobremesa, y murió hace tiempo.

Después, vino Juggernaut, que ha sido el nombre que han tenido todos mis portátiles, hasta el actual. No han tenido conflictos de nombre porque siempre se iban sustituyendo.

El sobremesa de mi madre, Phoenix. Y mi hermana tuvo un Colossus, un ArchAngel, un Onslaught y un Charles. Pero después pasó a su propia línea, y el actual se llama Einstein.

Ahora llegan a la familia Psylocke (un precioso portátil) y las chiquitinas Rogue y Kitty Pryde (dos memorias USB).

Y seguro que seguiremos ampliando la familia :).

ACT: Se acaba de unir a la familia Vértigo, otro sobremesa.

IT

Todavía no he contado mucho porque estamos en fase de definición, pero parece que mi nuevo camino va a ir por la IT. O lo que es lo mismo, a veces voy a ser lo más parecido a Wardog que podáis encontrar.

La única diferencia es que yo sí voy a tener tiempo de dedicarme al desarrollo porque trabajo con gente más que competente. Y no hay nada mejor que trabajar desarrollando todos esos programas que algún día quisiste desarrollar.

Pero lo cortés no quita lo valiente. Para trabajar hay que tener clientes, y éstos tienen proveedores, y hay veces… bueno. No me puedo creer que una empresa como Arrakis trabaje de según que formas. Me da mucha pena, porque fueron mis primeros proveedores (allá por el año 96 o 97 contratamos internet con ellos), porque me encanta el universo Dune, y porque son un desastre para todo.

- Arrakis, buenos días.
- Buenos días.
- Dígame.
- Mire, es que tengo un dominio con ustedes y quería cambiarle las DNS.
- Entre en el panel de control.
- Estoy dentro.
- Pues ahora vaya a… vaya a…
- Exacto. Llevo un rato buscándolo sin encontrarlo.
- Ajam. Pues le voy a enviar un formulario al correo y me lo rellena, y le hacemos el cambio nosotros.
- OK.

Tardan media hora en enviarme el correo. El formulario en cuestión tiene tela. Nombre, DNI, DNS a cambiar. Lo envío.

Al rato me llega otro correo.

Rogamos nos remita un fax al xxx xx xx xx renunciando a lo que hasta el momento tiene abonado del plan actual contratado, para así poder proceder al cambio que nos solicita para sus dominios. Una vez remitido el fax, necesitamos contacte con nuestro Dpto. de Informaióon Comercial.

¿Nani?

- Arrakis, buenos días.
- Mira, que me han enviado un correo que dice todo ésto.
- Sí. Para hacer un cambio de DNS tienes que dar de baja el hosting y el correo. Así que tienes que anular el contrato. Y eso se hace por fax.
- ¿Por fax?
- Sí. Le envío el formulario, lo imprime, y nos lo envía por fax.
- Eh… vale. ¿Y cuánto tarda?
- Nosotros lo remitimos a nuestros compañeros, y en cuanto les llegue lo tramitan.
- Buenos días.

O sea, que tengo una aplicación web que es un panel de control monísimo. Pero no lo uso. Hago la notificación en papel, y se la mando a los de soporte.
Cuando me recupero del shock, vuelvo a llamar.

- Arrakis, buenos días.
- Mira, que he pensado que mejor no nos metemos en berenjenales y me hacéis una redirección enmascarada y listo.
- Vale. Eso lo puedes hacer desde el panel de control.
- Estoy dentro y no lo encuentro.
- Vale, te guío. Pincha aquí, y aquí, y aquí. Y ahora… vaya, pues no está.
- Eso parece.
- Pues debería estar… voy a ver… ¡Ah, es verdad! Lo hemos quitado para evitar errores.
- …
- Sí, para evitar que la gente introduzca mal las direcciones, que a veces se olvidan de las www, del http…
- …
- Dime a qué dirección redirecciona.
- A ésta.
- ¿Le pongo las www?
- Pónselas.
- ¿Es una dirección que necesite el http:// delante?
- … supongo …
- Vale. Pues ya está hecho. Le paso el informe a mis compañeros, y lo hacen.
- … gracias …

Flipo… se tienen que estar haciendo de oro con el 902. Tienes un panel de control, pero no puedes gestionar las cosas por web, tienen que hacértelo ellos después de llamar por teléfono o de usar el fax. Pero lo mejor de lo mejor es que todo eso fue ayer por la tarde, a eso de las cinco y media.

Llamo esta mañana, y pregunto por la redirección. ¡¡Y me dice que sus compañeros la acaban de hacer, a las diez de la mañana, que es cuando han llegado a esa nota!!

Vamos a ver, que sois un proveedor de servicios de internet, de servicios online. ¿A qué jugáis, a desesperar a los usuarios?

Ubuntu format

(Suena el móvil).

- Oye, que tengo la tarjeta que me dejaste.
- Sí.
- Y no sé formatearla con la Ubuntu.
- Pues por ahí tienes que tener alguna utilidad en sistema, yo es que no uso Ubuntu.
- ¿Una que pone disc-no-se-cuantos?
- Prueba.
- Gracias.

(A los cinco segundos, suena el movil).

- Oye, que no encuentro la opción de FAT32. Sólo viene FAT16.
- Prueba con FAT16.

(A los 20 segundos, suena el movil de nuevo).

- Oye, que no va.
- Tráetelo.

Fdisk, fat32, todo bien. Sigue sin ir.

Y es que de un mes a esta tarde me estoy dando cuenta de la importancia de pagar un poquito más para que tus soportes sean TDK, Sony, Panasonic, y no encontrarte con una tarjeta de marca Potemio (verídico, venía en el teléfono chino) que no es capaz de leer/escribir en condiciones. Y pensar que estuve a punto de devolver el móvil porque no funcionaba el FTP directo…