Personales

Abiertos de mente

Mi jefe está en medio de la selva. ¿Por qué mi jefe está en medio de la selva? Eso es una fantástica pregunta y, además, tiene respuesta. Mi señor jefe está en medio de la selva porque se está buscando a sí mismo.

Que digo yo que si uno quiere buscarse a sí mismo lo más sencillo es que se ponga delante de un espejo. Pero no, él está buscando su yo interior. Y la verdad es que lo entiendo. Últimamente hemos tenido una carga bastante importante de trabajo y lo hemos notado bastante descentrado. De hecho, ha tenido incluso estrés ocular. Es bueno saber que la gente de la que te rodeas se preocupa de sí misma. Pero la búsqueda interior no puedo convertirte en algo distinto a lo que eras.

En su primera búsqueda interior nos encontramos con que nos apareció en una reunión contándonos que había visto un “documental” en el que se teorizaba sobre una tierra plana. Según él, e intentó convencernos en la reunión, hay muchas teorías válidas que cuentan cómo podría ser la tierra plana en vez de redonda. A mí me parece una posición válida en tanto en cuanto pensemos que lo que estamos haciendo es dudar sobre algo que creemos conocer para asegurarnos de que nuestras ideas son válidas. Sólo, y reitero, sólo en esa situación tendría algún tipo de discusión con el acerca del tema. Sería la única posibilidad. Pero en aquella reunión, sobre la que ya escribí, estaba discutiendo cosas como el horizonte o los problemas de proporcionalidad de las sombras. Cosas sobre las que no cabe ninguna discusión. Y es por eso que me preocupa esta búsqueda interior.

Sinceramente no creo que se haya vuelto loco. Creo que de verdad está en un proceso que él llama de “mente abierta”, pero se está pasando de la raya. Ahora mismo, en su locura en medio de la selva, se ha encontrado con dos compañeros con los que comparte aventura. Estos dos compañeros son frugívoros. Es decir, tal y como hacía Steve Jobs, se alimentan sólo de fruta como si fueran murciélagos. Y es interesante conocer a gente que hace cosas distintas, pero también con ellos hay que tener un pensamiento y una mirada crítica.

La última ocurrencia ha sido recomendar a alguien del grupo un libro sobre cómo las frutas curan para que lo lea con una “mente abierta”, asegurándole que a través de la alimentación con frutas se puede conseguir curar un cáncer que la quimio y la radioterapia sólo pueden aliviar.

De verdad que entiendo a veces el tema de la mente abierta y de discutir cosas. Puedo entender que en cosas que no están demostradas alguien juegue a ser un cuñado. Pero no podemos llegar a discutir que la tierra es redonda cuando tenemos miles de pruebas a lo largo de la historia y fotografías en nuestra historia reciente. No podemos discutir la capacidad de la medicina. Y no podemos ponernos a dudar de todo lo que tenemos a nuestro alrededor. Me mosquea esta actitud sobre todo porque todo ese esfuerzo que está haciendo en intentar comprender cosas que están más que explicadas por nuestra historia, se podría estar utilizando para investigar algo productivo.

Sí, me mosquea mucho que la gente pierda el tiempo buscándole los tres pies al gato sin parar cuando podrían estar, de verdad, utilizando su tiempo para algo mucho más productivo. Sobre todo para ellos y sus vidas.

Y si además nos quieren salvar la vida a base de melocotones y brócolis, estamos apañados.

Deja un comentario