Nuevos inquilinos

Es curioso la que se monta en Twitter cada vez que hablo de mis bichos. Sé que criar cebo vivo para alguno de tus otros bichos, aunque sean insectos, no es demasiado popular, pero oye, come carne y es la forma de tener a la pogona sana y bonita.

Al margen de la enana, a la que le tocará sesión de fotos otro día, nos hemos armado de valor y hemos vuelto a rellenar el acuario. Siempre es algo complicado, porque cuando algún pez se muere, y nos duran años, meter algo nuevo con los asesinos en serie es como meter comida cara.

image

Esta vez nos hemos asesorado muy bien, para ver qué podíamos meter sin que fuera peligroso.
Lo primero, que todos los nuevos peces sean lo suficientemente grandes como para que no les quepan a los escalares en la boca. Y…

image

Uno de los cuatro limpia cristales nuevos ha pasado sus primeros 20 segundos en el acuario en la boca de un escalar. No sé por qué lo soltó después, pero espero que estén realmente malos y que no se los quieran comer más. Por suerte, llevan 24 horas y siguen aguantando. A ver si crecen un poco pronto y podemos respirar tranquilos.

image

También hemos metido un pequeño banco de barbos verdes. Grandes, de los que no caben en la boca, y por ahora también bien.

image

Y, para terminar, dos tiburones gato, que esperamos terminen de tamaño boquerón como el tiburoncillo blanco.

A ver si la nueva familia ampliada se mantiene. Cuando esté el acuario un poco más limpio (está ahora ciclando el agua) hago fotos completas.

Vaciando un contenedor

image

image

Cisternas

image

Sin duda, la cisterna más interesante que me he encontrado nunca. En un baño de la EUSA de Sevilla.

En el parque

Ahora que se acerca la primavera, apetecen días así.

Así quedó nuestro parque después de un día de lluvia de los gordos.

El parque en noviembre, tras una lluvia bien potente

El parque en noviembre, tras una lluvia bien potente

El parque en noviembre, tras una lluvia bien potente

El parque en noviembre, tras una lluvia bien potente

Separando yemas de huevo

Leí en algún sitio (probablemente 9gag.com) que había una forma muy sencilla de separar yemas de huevo: utilizar una botella de plástico con una boca fina.

Al acercarla al huevo, efectivamente la yema pasa sin problemas hacia adentro y te permite separarlas todas sin miedo a que se rompan. Un truco de cocina muy chulo y para el que tendría que haber utilizado un plato en vez de un cuenco, que complicó bastante el proceso (al final tuve que ayudarme de una cuchara).

Yemas de huevos - 1

Yemas de huevos - 2

Cielos nocturnos

Haciendo pruebas con la cámara. El móvil no es de lo mejor para esto, pero dan su efectillo.

Cielos nocturnos

Cielos nocturnos