Bi0[x]iD’s WaY oF LiFe

Es curioso c√≥mo una vida puede estar tan influida por la m√ļsica. Como cada momento, cada historia que vivimos, tiene para nosotros una banda sonora. Que hacen que nuestros sentimientos se remuevan ah√≠ adentro, sin saber bien qu√© es lo que quieren decir, o por qu√© nos emocionamos.

Hoy he encontrado una nueva banda sonora. Antes, mis cd’s llevaban un t√≠tulo. Una continuidad. Contaban una historia que escrib√≠a al tiempo que los escuchaba. Cuando ten√≠a un rato y me apetec√≠a, cuando algo hab√≠a pasado en mi vida, nac√≠a una nueva recopilaci√≥n y una nueva historia. Incluso hubo un momento que se mereci√≥ dos, uno de esos que te dejan marcado para toda la vida.

Bi0[x]iD. Todo nick tiene una historia. √Čste fue un bautizo. De alguien que, sin saberlo, convirti√≥ mi naciente vertiente bi√≥nica en algo m√°s. Hizo que un momento neutral se convirtiera en un acontecimiento. En un nuevo reto. Con √©l el naranja, que nunca se fue de mi vida, volvi√≥ a encontrar el privilegiado sitio que siempre ocup√≥ en mi antigua vida. Pero no igual. Era algo distinto. Renovado. De √≥xido a bi√≥xido. Y naci√≥ este proyecto. El Bi0[x]iD’s Way oF LiFe.

He estado √ļltimamente tom√°ndome un peque√Īo tiempo de reflexi√≥n. Supongo que eso es lo que hace todo el mundo cuando un a√Īo termina. Los nuevos prop√≥sitos, el resumen del a√Īo, las cosas que han salido bien, las que quedan por hacer… Vueltas y vueltas a una rueda que no gira. Oxidada. Que hacen que poco a poco te vayas hundiendo en el pozo de tus propios prop√≥sitos y al mirar hacia arriba la salida quede cada vez m√°s y m√°s lejos. Hasta que alguien llega y fuerza tanto la rueda, hasta tal l√≠mite, que se rompe y gira de nuevo, esta vez descontrolada. Es una de esas cosas que me hacen pensar de vez en cuando que hay algo ah√≠ que todav√≠a vela por m√≠. Porque si no, c√≥mo es que recibes la llamada m√°s inoportuna de tu vida en el momento m√°s oportuno, para hacer que toda tu frustraci√≥n se convierta en odio y fabriques a u√Īas y dientes una nueva puerta que te haga ver la luz…

Odio. He cambiado mucho, en realidad. Si bien el 28 de Marzo (29 legalmente) es el cumplea√Īos de RaveN, el 29 de Enero es el cumplea√Īos del bi√≥xido. De su peque√Īa ‘segunda personalidad’ que cada d√≠a toma m√°s fuerza.
Hace ya casi un a√Īo volv√≠ a nacer. Bi0[x]iD’s WaY oF LiFe era, o intentaba ser, el diario de una recuperaci√≥n. Para despu√©s mirar atr√°s y ver qu√© es todo lo que ha ocurrido. Y mi diario en papel tiene mucho de eso. Horas que he pasado junto a √©l. Delante de √©l.
Hace tiempo que no lo toco. Pero es momento de volver a empezar. Y es hora de hacer balance.

Hoy no es divertido mirar atrás. Si hay algo que puedo decir sin miedo a equivocarme, es que he aprendido mucho. Que todo este tiempo me han servido para crecer. Pero también para darme cuenta de quién soy.
El 29 de Enero de 2005, por la ma√Īana, con 22 a√Īos, era mucho de lo que siempre hab√≠a so√Īado ser. En el terreno material, ten√≠a mi propia empresa. Empresario… sonaba bien. Port√°til de empresa, casa, peque√Īos lujos, coche, moto… algo que costaba al principio, pero que parec√≠a que funcionaba. Y en el terreno personal, ten√≠a a alguien con quien estaba seguro de que pasar√≠a el resto de mi vida, y ya est√°bamos pensando en nuestro futuro juntos.
El día 30 de Enero ya nada existía. Y lo que sé de los tres meses anteriores y los diez días posteriores es por lo que, prudentemente, me han ido contando.

De lo que soy consciente es de que mi gente estaba all√≠. Mi familia. Los buenos amigos que nunca desaparecen. Y otros que, aunque ‘saben que deber√≠an llamar pero no lo van a hacer’, siguen estando ah√≠ al pie del ca√Ī√≥n. Y quien era el centro de mi vida.
Pero mi vida cambió de centro. Y allí estaban mi madre, Arancha, Bau y Diego. Los cuatro, incombustibles. Hasta que decidieron convertirme en un bióxido.
En esos d√≠as, a√ļn no s√© c√≥mo, Hugo apareci√≥ de la nada. No s√© si en un primer momento lo reconoc√≠, no lo recuerdo. Pero, junto con Neo, se uni√≥ al grupo de incombustibles. Un apoyo √ļnico sin el que no s√© qu√© habr√≠a hecho.
Al poco, cuando me permitieron acceder de nuevo al mundo de internet (y reconozco que fue demasiado pronto), se uni√≥ Wido. Siete, mi n√ļmero de la suerte. Y all√° √≠bamos.

Del tiempo que vino despu√©s no s√© si merece la pena mucho hablar. La empresa se desintegr√≥ el mismo d√≠a de mi cumplea√Īos, el d√≠a en que volv√≠ a Sevilla e inici√© mi aventura por intentar recuperar mi vida. Y todo lo que intent√© recuperar a partir de ah√≠… todo lo que intentaba tocar se desintegraba. Excepto mis Siete Fant√°sticos.
Mi relaci√≥n de pareja muri√≥. Deber√≠a haber muerto junto conmigo, pero me resist√≠. Y me resist√≠ tanto a perderla, que convert√≠ mi vida en un peque√Īo infierno en el que deb√≠a estar constantemente demostr√°ndole algo a alguien. Eso, cuando todav√≠a no hab√≠a recuperado la memoria. Cuando no sab√≠a bien qui√©n era. Y no ten√≠a conciencia de mi vida.
Todo acabó, y Bau intentó sacarme del hoyo a toda prisa. Un trabajo, y a ocuparme. Con toda su buena intención. Y saqué muchas cosas de allí, de ese tiempecito. Pero me di demasiada prisa en incorporarme de nuevo al mundo sin saber nada de él. Y me di de narices.

Agosto fue un reencuentro real con el mundo. Con la familia lejana, y a la vez la más cercana. Aprendiendo a vivir sin mi abuelo, que acababa de irse. Y siendo cada día más consciente de qué habría supuesto para los demás mi desaparición.

Y Septiembre, el reencuentro de verdad con la realidad. Entre Septiembre y Octubre aprend√≠ a vivir de nuevo. Y de Octubre a Diciembre he ido buscando de nuevo mi camino. Y todav√≠a lo busco. Porque a√ļn no lo he encontrado.
Ha sido el momento de hacer m√°s progresos. En lo profesional, volver a clase. Clases, estudios… ex√°menes. Deber√≠a hacer las cosas de otra forma, pero me ha costado centrarme. Y ahora estoy en el momento de ‘espero que no sea demasiado tarde’. Reencontrarme con la gente. Con AsCII, Coque, Mauri… Javi y Lorena… con m√°s gente de siempre, los ‘antiguos’. Con .NET y los nuevos neteros, que han hecho que muchos momentos juntos hayan merecido la pena… Con ellos adem√°s he tenido la oportunidad de experimentar. Aunque suene mal, han sido mi peque√Īo experimento. Gente que no me conoc√≠a de antes, sino que me conoc√≠an ahora. ¬ŅQu√© es lo que iban a conocer?
Todav√≠a recuerdo aquellos momentos en los que me encerraba en mi cuarto, ya en Sevilla, y pensaba que √©sto no era real. Que me hab√≠a quedado tocado y que la gente callaba. Y que yo, en mi propio mundo, no era capaz de darme cuenta. Eso, aderezado por estar conviviendo en aquella √©poca con un drogadicto… Hay veces que no te sirve lo que te dicen. Menos si son tus amigos. Porque est√°n all√≠, contra viento y marea. Necesitas a alguien externo que te muestre el camino. Que te demuestre que sigues valiendo algo.
Ese alguien fue mi S√©ptimo √É??ngel. Wido. Con √©l, y con un diario, me di cuenta de qu√© era lo que pasaba con mi vida realmente. Cuando dej√©, en Julio y sin despedirme, de ver a mi psic√≥loga, comet√≠ un error. Un gran error. No lo descubr√≠ hasta Octubre. Hasta que me di cuenta de que ella no me psicoanalizaba. Lo hac√≠a yo mismo. Y su esfuerzo, por lo que le pagaba, era porque hac√≠a que durante dos horas a la semana estuviera d√°ndole vueltas a la cabeza. Mirando atr√°s. Y analizando mi d√≠a a d√≠a. Por eso en Septiembre me tambale√© y me volv√≠ a caer. Porque una mente hecha trocitos inconexos no se puede recuperar en tres meses. Ni en nueve. Ni en un a√Īo. Pero hay que saber trabajar bien. Ser ‘inform√°tico para todo’, como dicen los buenos geeks. Y modularizar.
Empecé a darme cuenta de que me estaba aferrando al pasado. Que creía ser RaveN. Y que quería ser RaveN. Pero ya no era así.
Mis gustos han cambiado. Peque√Īas cosas en mi forma de pensar y de actuar han cambiado. Detalles invisibles a ojos de unos, y magn√≠ficos a ojos de otros. Demasiadas cosas que me hacen mirar atr√°s y decir ¬ę¬Ņpero c√≥mo…?¬Ľ. Diego dice que todo el mundo cambia con el tiempo. ¬ŅUn cambio tan dr√°stico en tan poco tiempo? La √ļltima vez que Hugo se acerc√≥ a m√≠, despu√©s de haber salido del hospital, cuando me acompa√Īaba en mis tardes de terapia, algo dentro se me encend√≠a. Anteayer me desped√≠ de √©l, y lo √ļnico que siento es un inmenso cari√Īo. Lo quiero como lo que es: una parte importante de mi vida. Pero ya no queda atracci√≥n f√≠sica. Hugo, y todos los dem√°s. Mi mundo ha ido girando y cambiando, y ahora es distinto.
Recuerdo tambi√©n cu√°les eran mis procesos mentales antes. C√≥mo me enfrentaba a las f√≠sicas y las matem√°ticas. Y he tenido que aprender de nuevo. Mi capacidad de c√°lculo es distinta. Y mi forma de pensar, de solucionar los problemas, los desarrollos… soluciones vistas de hace un a√Īo y de ahora difieren totalmente.

El a√Īo para el bi√≥xido todav√≠a no ha empezado. Cada d√≠a comparto un poquito m√°s con √©l. Y he tomado la decisi√≥n de dejarlo salir. No me pongo metas. Pero espero que muy pronto se adue√Īe de mi vida y podamos seguir juntos, sin tener conflictos de intereses. Que aprendamos a convivir. Y que, juntos, podamos construir una vida.

Una vez, hace mucho tiempo, escrib√≠ el STaND aLoNe CoMPle[x]. Una de mis bandas sonoras, que ahora simplemente es… un recuerdo. Ya no la siento. Ya no la comparto. Pero s√≠ comparto parte de la conclusi√≥n. Antes de complementar a otra persona tengo que encontrarme a m√≠ mismo.

Ahora, que estoy dudando, dentro de los cambios, si la inform√°tica sigue siendo lo m√≠o, me quedo con la mejor frase del a√Īo. El deseo de a√Īo nuevo de mi madre, que comparto con vosotros y espero que hag√°is tambi√©n vuestro. Yo me lo he prometido.

Sólo espero que seas capaz de encontrar tu camino

Por Rafa Poveda

Rafa Poveda es un evangelista del software libre y en concreto de WordPress, software con el que lleva trabajando desde 2007.
Actualmente es CTO de MyTinySecrets LTD y Jefe de proyectos en Pixelated Heart, donde ense√Īa a otras compa√Ī√≠as a comunicarse y a tener una presencia online utilizando WordPress como su herramienta principal. Tambi√©n trabaja ense√Īando WordPress dando clases en masters y cursos in-company para desarrolladores.

3 respuestas a ¬ęBi0[x]iD’s WaY oF LiFe¬Ľ

Responder a Cambiando de vida | Bi0[x]iD's WaY oF LiFe Cancelar respuesta