Archivos de la categoría Personales

Agosto

Y yo que quería tener Agosto libre desde la segunda semana… y aquí estoy, liado hasta las cejas con tres proyectos que se han ido dilatando en el tiempo cada vez más a la vez por mil cosas personales, y porque los clientes han cambiado las especificaciones de sus sitios unas 7 millones de veces.

Esto hace que, como otras veces, las decisiones de cambien y piense en Septiembre como mes de vacaciones. Que me quejo también porque no paro de currar, pero en Agosto no me he quedado quieto. Este fin de semana me lo he tirado en Madrid en quedada friki y me lo he pasado como los indios (y hasta he vuelto un día más tarde 🙄). Y todavía me queda ruta. Aunque voy rascando huecos, minutos, ratos, para poder seguir adelantando trabajo y cumplir plazos en medio de una vorágine de compromisos que me trae loco de atar.

Dentro de nada renuevo podcast, empezamos de nuevo con temporada de WordCamps, y empiezo con promociones de cursos. Y todavía hay que arreglar cosas del coche, de medicos… Así que lo de parar, ya si eso, algún día.

Quién nos iba a decir que hoy sólo empieza la segunda semana de agosto. A ver si el calor nos deja respirar.

César

El día que quedé con César fue delante de una cerveza. Aproveché mi medio día libre para quedar con él y conocernos.
Me busqué el local que más me había gustado de todos los que me habían enseñado en esos días, me pedí una buena cerveza (qué buena está la Madriguera tostada) y me senté a esperar.

Al poco rato César apareció por la puerta. Con su gran sonrisa puesta, nos saludamos, se pidió otra Madriguera (ésta rubia), y nos sentamos a charlar.

César no es una persona sencilla. Me cuenta cómo su infancia fue difícil. Padres, madres, tías, casas separadas, realidades distintas, escasez de dinero…  Y habla con cierta naturalidad, como aquellos que conozco de Venezuela y El Salvador, de mi amigo al que mataronmi primo al que mataron. Son cosas que, por muchas veces que las escuche, me niego a naturalizar. Me habla de muchas cosas personales. Y me sorprendo, aunque ya nos conozcamos un poco por redes, de que sea tan transparente.

César está convencido de que tiene una misión. Dice que si está en este mundo, es para hacer de él un sitio mejor. No sólo para él. Para todos. Le hablo de los scouts, que ni siquiera conoce, y de la educación en valores. De cómo trabajamos nosotros, de cómo nos organizamos. De nuestro lema. Piensa globalmente, actúa localmente. Le hablo de algo que él ya está haciendo. Sabe que hacerse oír no es fácil, y por eso está estudiando interpretación. Porque después de ponerse delante de un espejo y verse, y ver el mundo que le rodea, le ha parecido la mejor forma, la más efectiva, de poder llegar a la gente. De inspirar a los demás. De enviarles un mensaje. De ser un motor de cambio.

Me encuentro en una situación de privilegio. Por un lado, porque un local ha quedado conmigo. Normalmente no quedan con nadie a través de internet por la peligrosidad. Porque con quien estés hablando sea alguien que quiera robarte, o algo peor. En ese aspecto, ser extranjero ayuda. Y las redes sociales (twitter, instagram, facebook), que te hacen una persona real y con pasado, también.
Por otro lado, por haberme encontrado con él. Porque en las seis horas que me ha regalado y hemos pasado juntos, ha renovado mi visión sobre el mundo. Sobre lo importante. Sobre lo efímero. Sobre cómo hay que disfrutar la vida y el tiempo que tenemos. Recuerdo cómo me hablaba, con pasión, de sus dos mejores amigos. De lo mal que lo pasó cuando durante un tiempo dejaron de hablarse. De cómo todos pensaban que había perdido su chispa, su luz, su alegría de vivir. Recuerdo cómo me dejó entrever, y a la vez me dejó meridianamente claro, que para él la vida no está en las cosas materiales, sino en las personas, en las relaciones, y en las experiencias.

Y al final, se resume todo en lo mismo. En que tu paso por este mundo, aún siendo efímero, no sea irrelevante. Y siempre recuerdo ese inicio de curso que una vez leí por tumblr.

You all have a little bit of ‘I want to save the world’ in you, that’s why you’re here, in college. I want you to know that it’s okay if you only save one person, and it’s okay if that person is you.

Todos vosotros tenéis un poco de “quiero salvar el mundo” dentro. Por eso estáis aquí, en la universidad. Quiero que sepáis que está bien si sólo salváis a una persona. Y estará igualmente bien si esa persona sois vosotros mismos. 

No perdáis el norte. Como en los aviones, la primera mascarilla de oxígeno es para ti. Porque si tú no estás, no podrás ayudar a nadie más. Tomaos todo el tiempo que necesitéis. No tengáis prisa. Tened un interior sólido. Ayudaos de lo que os apetezca para hacerlo. Y cuando os hayáis asegurado de que todo está bien, seguid adelante.

Muchos lo que buscamos es el leave an impression. Que quede algo de nosotros. Siempre le decía a mis scouts que hay que hablar de la gente. Que eso de de los muertos no se habla es una cosa muy antigua. Muchas veces he pensado que una persona está realmente apagada cuando ya no creas más recuerdos con ella. Pero la vida me ha enseñado que muchas nuevas experiencias pueden venir sustentadas en recuerdos, y que eso hace que alguien que ha sido importante para ti siga marcando parte de tu futuro. Pero el cambio de verdad viene en los que buscamos el make a difference, el primer lema de la Matthew Shepard Foundation. Haz que importe, crea algo distinto, llega a la gente. Sé su inspiración. Su motor del cambio. Da igual si es a pequeña escala. Da igual si es sólo a una persona. Lo importante es que lo hagas. Y, por supuesto, que también te dejes inspirar.

Por eso creo que movimientos como los de Platzi son tan importantes. En otro mundo, en otra realidad, están trabajando en una educación formal online, accesible, dirigida, organizada. No sólo en el mundo digital, ahora también ampliando a otros campos. Porque encontraron una forma de ayudar a la gente, de darles una salida profesional. De ofrecerles otra opción para que puedan ser dueños y dueñas de su futuro. Por eso cada vez que me llamen, por mucho que el viaje sea una aventura, me plantaré en Bogotá, o donde sea, para formar parte de todo eso.

Y por eso, cada vez que tenga la oportunidad, me sentaré a tomar una cerveza con alguien con quien haya conectado. Porque de César, Celis, Paula, Diana, Nicole, Belén, y Juan Pablo, he aprendido muchísimo en este viaje. Porque me encanta sentarme a escuchar, a aprender. Porque comentaba con César que echo de menos esos momentos de cuando éramos pequeños, que él me contaba que ellos siguen teniendo cada vez que se juntan en familia. Esos corros en la cocina o en el salón, donde la abuela, o la madre, cuentan historias que son puras enseñanzas de vida. Porque tampoco debemos dejar que el progreso elimine la tradición. Tratemos las herramientas como son, herramientas. Y dejemos que nuestras vidas se llenen de momentos.


Quizá penséis que tengo un millón de cosas más que contar del viaje. Las tengo. Pero César ha sido, es, y será importante. Gente como él, de la generación posterior a la nuestra, son los que continuarán con nuestro camino, con todo lo que hagamos.

Por eso es importante también que les allanemos el camino. Que los que participamos de una filosofía de Software Libre sigamos compartiendo, de forma abierta y gratuita, nuestro conocimiento para que los que vienen detrás puedan hacer buen uso de él. Que sigamos participando en eventos. Que sigamos siendo críticos con la vida, y amables con las personas. Que sigamos denunciando las injusticias. Y sigamos apoyando a las minorías oprimidas. He tenido y tengo la suerte de pertenecer, por educación y nacimiento, al 3%. Y voy a explotarlo.

Aunque ese día estuviéramos uno junto al otro, casi 8 mil kilómetros nos separan ahora a diario. No sé si algún día volveré a ver a César en persona, aunque sigamos interactuando por redes a diario. Lo que tengo claro es que seguiré trabajando, como hasta ahora, para que cuando llegue a nuestra edad el mundo sea un poco mejor de lo que lo encontramos nosotros.

Recordad siempre dejar un legado. This would be my monument.

La insoportable levedad del ser

¿Conocéis a alguien insoportable? ¿En tu grupo de amigos le evitáis? ¿Es un grano en el culo?

Imaginaos cómo es eso en la vida real. Todos conocéis a alguien de quien podéis decir “vaya pesao/vaya pesá”. Y ahora, imaginaos cómo cambia todo esto cuando hablamos de redes.

Somos muchos, cada vez más, los que trabajamos en remoto. Eso significa desde casa, pero no a nuestra bola. Tenemos infinitos medios de comunicación con nuestros equipos de trabajo y con los clientes.
Antes, uno de los que más utilizábamos era Skype. O, en su defecto, Hangouts (qué mal funciona hangouts, por cierto). O Zoom. Herramientas de videoconferencia que nos permiten compartir pantalla, tocar la pantalla de alguien, y trabajar de forma síncrona.

Pero esto ha ido evolucionando. El trabajo remoto ha ido avanzando, y no siempre tienes tiempo para estar en una videoconferencia. O vuestras zonas horarias no coinciden. O que interrumpan tu trabajo cada media hora destroza tu productividad. Por eso ahora utilizamos herramientas como Slack.
También ocurre que los equipos de trabajo crecen, y una videoconferencia con 35-70 personas que somos para organizar una WordCamp, con 1,400 que somos en el equipo de WordPress España, o de 16,500 que somos en WordPress general, es inviable. Pero claro, para poder hacer esto necesitamos unas pequeñas normas de comportamiento.

En esas normas de comportamiento, presuponemos:

  • Que todo el mundo escribe en tono pacífico
  • Que se es amable
  • Que se es agradable
  • Que aceptamos a todo el mundo
  • Que intentamos ayudar a los demás

Lo que en algunos sitios se entiende como sonrisa telefónica. Y en grupos muy grandes, para evitar malentendidos, hace falta mantener ese talante con bastante cuidado.

En ciertos círculos puedes permitirte excepciones. Tengo dos grupos de Slack con amigos (gente que nos conocemos de haber convivido en WordCamps, en encuentros… con quien he tenido trato en persona) que podemos hablar en otro tono precisamente porque nos conocemos en persona, conocemos nuestras voces, nuestros tonos, hasta dónde llega nuestro humor… Algo que con gente a la que conoces sólo en digital no es imposible de conseguir, pero sí es difícil. Sobre todo si tienen la piel fina. Y dentro de lo difícil, tengo un grupo de Telegram donde sólo unos cuantos nos conocemos en persona (no siempre los mismos, curiosamente, es como un seis grados de separación) y el buen rollo y el nivel de confidencias está al nivel de los grupos de amigos más cercanos.

Retomando los grupos problemáticos, ocurre lo mismo cuando estás rebotado con alguien del equipo. Recuerdo una organización de una WordCamp en la que cada palabra, cada frase que escribía un miembro del equipo, la escuchaba en mi cabeza con retintín e ironía, y me tocaba soberanamente las narices. Y sí, la culpa, completamente mía, por malentender por una situación personal (aún así, fui políticamente correcto trabajando y pelillos a la mar).

En el último mes he tenido dos situaciones de éstas. Una, por twitter (sí, también hay grupos de twitter). Alguien empieza a dar por saco a otra persona. Esa otra persona le sigue el juego. Yo entro al trapo y continúo la broma. Resultado, mensaje directo.

– ¿Pero por qué tienes que meterte? ¿Qué te importa lo que hable yo con una tercera persona? ¿Qué te he hecho yo a ti para que me persigas?

Ay… Malentendidos y piel fina. Una conversación pública en twitter, y después en un grupo de twitter donde estamos todos, está también abierta a todos. Todos están bromeando, pero yo estoy atacando y tomándomelo en serio (¿por qué sabes tú…? da igual). El problema lo tenemos con las lecturas que hacemos de lo que ocurre. Por nuestro momento personal, emocional, o lo que sea. Pero en redes, debemos aprender a respirar y releer. Porque empezamos a pensar que alguien nos persigue y nos ataca, podemos buscarnos un conflicto personal innecesario, y puede ser una lectura errónea (y hablo por experiencia, que lo he vivido en un par de sitios, que uno también es perro viejo de IRC).

La segunda fue igualmente inverosímil. Tenemos un grupo de WhatsApp con la gente del colegio (fíjate, gente a la que no veo desde hace… 20 años (qué viejo hace sentir esto a uno). Dos, los protagonistas, empiezan a bromear sobre su amor de colegio. Y la cosa se pone hasta burra. Todo el grupo, 19 personas en ese momento, participando. Y yo hago un comentario. Uno. Chiquitito. Inofensivo. En el mismo momento en que están ocurriendo los otros. Resultado: venga, que ya os lo sabéis. Mensaje privado.

– Pero qué estás diciendo tú de mí. Que estoy casada. A ver qué te has creído. Que tengo niños. Quién te has creído tú que eres para decir nada de mí. Vamos el (inclúyanse aquí muchos insultos).
– Eh… oye, que estaba todo el mundo de broma, que la has empezado tú, y sólo he hecho un comentario como todo el mundo… que estaba siguiendo la broma…
– Aaaaaaaahhhhh. ¡Que era broma! Nada, hijo, perdona. Que no me había dado cuenta. Perdona por ponerme así.

WTF? ¿Cómo…? De nuevo, da igual. Cuando estamos a la que salta y a la espera de un conflicto, y tenemos a alguien perfecto delante para ayudarnos a liberar nuestras tensiones, lo utilizamos. Que me parece bien, y me sé cómo funcionan estas cosas y me da relativamente igual. Pero también podíais liberar tensiones con un saco de boxeo.

Recordad: actitud positiva. Siempre. Y no veáis fantasmas donde no los hay. Y si no son fantasmas y es inquina personal, os la guardáis. Sobre todo con gente a la que no conocéis en persona, y con gente a la que no veis desde hace 20 años. Que ya tienen su vida como para aguantar vuestras mierdas.

Principio de intolerancia

No sé si os habéis enterado. Pero si no, yo os lo cuento. Un escándalo. Tremendo. Han propuesto a heterosexuales para dar el pregón del Orgullo. Otra vez.

La última vez conseguimos que cambiaran a los pregoneros. No eran dignos. Esta vez, no podemos ser menos. No podemos permitir que cisheteros sean los pregoneros. No podemos permitirlo. Hemos luchado mucho para esto.

Tenemos ahí el ejemplo de los machistas. ¿Qué hacemos con los hombres y mujeres que se han criado en ambientes machistas? ¿Los intentamos reeducar poco a poco? No señor. Claro que no. Si son hombre y heterosexuales, forman parte del grupo opresor. Los consideramos culpables en potencia. Y es así como hay que tratarles. Eso es lo que hacemos. Transformamos nuestro feminismo en feminazismo y les intentamos oprimir, como estuvieron oprimidas tantas generaciones de mujeres antes. Da igual que sea un pequeño porcentaje, o uno grande, el que se encuentre en el grupo opresor. Muere gente. Son asesinadas personas a manos de otras. Y por eso, todo el que forme parte del grupo opresor debe entender que se le tratará con desprecio y, a veces, con asco, y que siempre se recelará de él en algunos ambientes. De hecho, estamos creando espacios seguros donde los hombres heterosexuales no son bienvenidos. Y esperamos que ninguno sea tan desequilibrado como tomarse esto a mal, o como un ataque personal. Porque esto ni siquiera es social. Es su culpa de nacimiento.

Si ya nos lo enseña la iglesia católica. Todos somos pecadores. Todos, por el hecho de nacer, estamos marcados. Somos culpables. Aunque en realidad da igual, porque a última hora una confesión y una extrema unción nos asegurará ir a ver a San Pedro a las puertas del cielo, pero vivimos toda nuestra vida señalados por un dedo. Con una carga invisible que alguien que no vemos, y que no creemos real, creó para nosotros y todavía nos hace arrastrarla, tantos años después.

Nos han llevado a pensar, a creer, que podemos convivir. Coexistir. Y no. Ahí están los negros. ¿Han conseguido evolucionar? Bueh, en algunos sitios quizá. Pero son los menos. Ahí están los Estados Unidos. Batallas campales en las calles. Luchas raciales. Y nada de mezclarnos. Es mejor vivir totalmente apartados. No sé en qué momento decidieron que podían hacer baños mixtos entre la gente blanca y de color, y ahora tenemos que compartir los baños con gente de identidad de género difusa.

¿Y qué le ocurrió a Harvey Milk? Asesinado por un hetero. Por darle visibilidad a los gays y hacer de este mundo un lugar más justo. ¿Les vamos a dejar campar a sus anchas en las fiestas del Orgullo?


Somos idiotas. Somos los mayores especialistas del mundo en ver sólo la parte oscura de las cosas, y regodearnos en ella. Nos gusta. Es como si nos hiciera sentir bien.
En casa siempre decíamos que todo esto era culpa de Telecinco. De sus sálvames, vecindarios de vecinos problemáticos, programas de conflictos personales, y mierdas parecidas. Pero no es algo exclusivo de España. Esto es global. Nos buscamos cualquier excusa para ser intolerantes. Y nos buscamos la excusa de la intolerancia para atacar a los demás. Como si esto fuera el ojo por ojo. Como si fuera una vendetta mística donde ahora nos tenemos que defender, por todo lo que hemos sufrido anteriormente.

Siempre he estado en contra de la cabalgata del Orgullo. Más concretamente, siempre he estado en contra de algunos excesos. Porque si bien entiendo, y soy defensor, de que la visibilidad es una necesidad, también tengo ese pequeño run-run por debajo de que cierta exposición de cuerpos escasamente tapados y ciertas actitudes nos hacen un flaco favor, en más de un ámbito.

Hoy he leído de todo. Un heterosexual no puede ser pregonero del Orgullo porque no se ha sentido perseguidono sabe lo que es estono ha sufrido…

He tenido amigos, y parejas, que se habían ido de casa con 16 años porque cuando llegaban a casa recibían palizas de parte de sus padres a ver si así les quitaban la tontería. Palizas de terminar en el hospital. Tengo conocidos de familias ultracatólicas que pasan una o dos veces al año por su casa a ver a la familia, porque después de la alegría inicial de verse, la visita se convierte en un infierno. Tengo conocidos que se han tirado meses en el hospital después de recibir una paliza, y que años después siguen teniendo secuelas. Otros, que no son felices pero se casaron con una mujer, y tienen hijos, porque era lo correcto. Y también tuve que vivir cómo un amigo moría después de 7 días de agonía en el hospital después de que le hubieran pegado una paliza y lo hubieran crucificado por ser gay, porque Dios tenía que castigarle. He pasado años (sí, años) escuchando a gente y dándole apoyo en Trevor Project, en grupos scout, y a través de canales de IRC. Pero en realidad, no tengo ni idea.

Siguiendo esta regla de tres, y según alguna gente de twitter, alguna gente de facebook, y algunos blogs, yo no tengo ni idea de lo que es tener miedo por ser gay porque no he sido el protagonista de ninguna de las historias anteriores. De las únicas que he sido protagonista han sido un escupitajo por la calle (en Sevilla), y un globazo de agua en Portugal. Fíjate tú qué mierda de currículum. Quitadme ya el carnet de gay.

Y es por eso mismo, por exactamente la misma razón, por lo que no podemos permitir que un heterosexual venga a nuestra fiesta a dar un discurso. Eso sería inclusivo. Nos podrían hasta dar un punto de vista que fuera, además de reivindicativo, interesante. Que nos hiciera pensar. Que se convirtiera en un pregón que de verdad inspirara e influyera en la sociedad. Podría incluso hacer que una fiesta que algunos consideramos inclusiva, lo fuera de verdad, y ayudara a romper barreras. Pero no, hay gente que quiere mantener los guetos. Y por eso es mejor no permitirles participar, porque no tienen ni idea. 

Al hilo de esto. Un grupo de 20 imbéciles intentando romper un evento no pueden ser suficientes para que una sociedad se cierre en banda. Somos millones. Millones. Y tenemos la capacidad de ver siempre lo malo.


De todas las situaciones de amigos y conocidos anteriormente comentadas, ninguno, a día de hoy, ha desarrollado un odio hacia los heteros. Me he sentido en la necesidad de aclararlo. Y os añado un vídeo de regalo.

In this together

Fran era sobre todo fan de la música electrónica (conciertazos de Aoki y Tiësto que hemos disfrutado juntos), y muy poco fan de mi dark wave.

Dentro de su filosofía de vida a lo Fangoria –no quiero más dramas en mi vida, sólo comedias entretenidas– alguna vez me ha sorprendido cantando canciones que no suponía yo dentro de su repertorio. Una de ellas fue precisamente este In This Together de Apoptygma Berzerk (de su album You and Me Against the World). Decía que le recordaba a nosotros, y de repente se convirtió en nuestra canción. Estaba siempre en nuestra lista de reproducción del coche, y nos poníamos casi a gritarla cada vez que nos íbamos de viaje y sonaba.

Hoy, después de mucho tiempo, ha vuelto a sonar al poner en el coche nuestra lista de reproducción. Y me han venido muchos recuerdos de muchos momentos vividos juntos y muchos viajes en coche, de muchas visitas a Portugal, y de cómo disfrutábamos juntos de lo que teníamos en ese momento.

Ya me lo dijo Jero. Los tres primeros meses son difíciles, pero después, cuando empiezas a retomar tu vida y a hacer cosas que antes hacíais juntos, o hacerlas con otras personas, es cuando vienen los recuerdos. Por suerte, ya en la distancia, los recuerdos no duelen ni son melancólicos (a veces). Son más recuerdos agradables, aunque desees que la otra persona esté aquí. Y que vuelva a compartir contigo los momentos que antes llenabais juntos.

Should’ve seen this coming
should’ve known this
shouldn’t have let it happen
my mistake allright
stuck again
doing my thing
too alike yet far apart
what felt so good once
is breaking me
and tearing us apart again

Don’t you see
we’re in this together
you and me
one on one forever

Don’t you see
we’re in this together
you and me
one on one forever

I know it’s self inflicted
we’re way to desperate
way too addicted
but I can’t help the way I feel
i know it’s time to be strong
now when all hope is gone
and when what felt so good once
is breaking me
and tearing us apart again

Don’t you see
we’re in this together
you and me
one on one forever

Don’t you see
we’re in this together
you and me
one on one forever

and in your troubled eyes I see
someone who carried me somehow
like footprints in the sand
you’ve been behind me all along
we got it wrong from the start
now it’s you and me let’s hit it on
don’t you see it’s you and me
against the world

’cause we’re in this together
you and me
one on one forever

Don’t you see
we’re in this together
you and me
one on one forever

Pongo y la guarrada de los dientes

Aquí mi amigo hoy ha hecho que me muera del asquete. 

En nuestro camino diario pasamos al lado de una caseta de un registro eléctrico. Es una caseta que se aparta del camino, y que está totalmente rodeada por paredes, excepto por el lado por el que da al camino.

Normalmente evito que el enano entre por detrás  de la caseta, porque alguna vez he visto salir de allí a alguna pareja, y vete tú a saber qué hay ahí detrás. 

Pues se me ha despistado y se ha colado por detrás. Lo he llamado y ha salido corriendo. Y al poco he visto que empezaba a paladear. “Es una hierba que ser le habrá quedado entre los dientes”, he pensado. Y me he agachado. Y le he abierto la boca. Y le he visto un trocito de algo. Y le he metido el dedo en la boca. Y… no era una hierba. Me he traído en el dedo un trozo de mierda humana reciente con todo el asco pertinente y sólo un pañuelo usado en el bolsillo como salvaguarda, a medio kilómetro de casa. 

Al llegar a casa mi mano ha sufrido desinfección, y la boca del Pongo un lavado de dientes completo de los que odia. Y ahora este olor me persigue mentalmente sin remedio. 

Si ya es difícil que recojan las cacas de los perros, las suyas sé que es impensable. Pero… qué asco de gente hay suelta por ahí.