Caballero de Solamnia

El día en que salí de Cruzadas no imaginé que sería así.

Despu√©s de tanto tiempo de inactividad, sab√≠a que no iba a ser f√°cil. Volver a vestir un yelmo, y mirar a trav√©s de √©l. Volver a cargar con la pesada armadura, y que a cada paso cueste m√°s avanzar. Con mi espada, afilada y lista para ser empu√Īada de nuevo.

Cargué con todo el equipo y me dispuse a andar. Empezaba mi cruzada personal. En ella, en el camino, sabía que me encontraría con la gente que quería encontrarme. Y también con aquellos que, debido a la eventualidad, se cruzarían en la senda. El destino, quizá. O quizá no.

Estoy a mitad de mi cruzada, y es momento de sentarse, volver la vista atr√°s, y meditar. Acerca de lo que he visto. De lo que he vivido. De lo que he ganado. Y de lo que he perdido.
Momento de ver cómo se recupera una vida. Cómo hay cosas que pueden resurgir de los escombros. Y cómo hay otras que sortearon el bache en el camino.
También tiempo de ver cómo hay cosas que se perdieron y que no se volverán a recuperar. Que ardieron, en aquel gran fuego que terminó en el sentido épico con más de una historia y con más de una vida.

La vida. El ser humano es el más impredecible. Y, a la vez, también el más predecible.
Quizá a estas alturas siga pecando de altruista. Quizá, también de que algunas amistades se confundan. Pero quizá me gusta ser como soy.

Quiz√° todo esto lo ten√≠a que haber pensado antes. Pero puede que no fuera el momento. Porque ahora soy capaz de sentarme y reflexionar. Ver todo lo que he ido consiguiendo a lo largo de tan pocos meses. Y tambi√©n todo lo que he conseguido en esta peque√Īa cruzada que no hace tanto que emprend√≠.

Sal√≠ de casa, con todo al hombro, pensando que a la vuelta quiz√° hubiera en la empu√Īadura de mi espada tres o cuatro muescas m√°s. Hoy, despu√©s de haber vivido tantas experiencias en tan poco tiempo, me doy cuenta de que no soy tan primario. Que llevo hoy cuatro muescas m√°s. Pero no las llevo en mi espada. Las llevo en el coraz√≥n. Y eso es lo que distingue a los Guerreros de los Caballeros.

RaveN :: Ilusiones de un iluso.

Por Rafa Poveda

Rafa Poveda es un evangelista del software libre y en concreto de WordPress, software con el que lleva trabajando desde 2007.
Actualmente es CTO de MyTinySecrets LTD y Jefe de proyectos en Pixelated Heart, donde ense√Īa a otras compa√Ī√≠as a comunicarse y a tener una presencia online utilizando WordPress como su herramienta principal. Tambi√©n trabaja ense√Īando WordPress dando clases en masters y cursos in-company para desarrolladores.

Una respuesta a ¬ęCaballero de Solamnia¬Ľ

Deja un comentario