Personales

La sociedad alicaída

Esta mañana nos hemos levantado con la noticia de un amigo. Anoche, después de que despidiera a sus compañeros de salida nocturna a la puerta del autobús, le esperaban para pegarle una paliza al grito de follaculos.

Ya esta en casa, después de hospitales y denuncias, con el hombro roto, gracias a una parte de nuestra juventud que se ¿entretiene?

Esto ha sido en Madrid. El año pasado, por estas fechas, los padres de una amiga también recibieron una paliza gratuita, esta vez en Sevilla, y yendo en grupo en vez de solos. ¿La razón? Grabarlo y subirlo a Youtube.

Uno no tiene culpa de ser gay. Ni de ser alto. Ni bajo. Ni negro. Ni blanco. Ni de haber nacido en la India. Ni de la religión que profesen tus padres.
Uno tampoco tiene obligación de vivir la vida de otros. Ni de adquirir las opiniones de otros. Tiene que vivir su propia vida. Y tomar sus propias decisiones.

Si en este mundo, con esta sociedad claramente falta de empatía, alguien os dice que hay que quitar la asignatura de educación para la ciudadanía y poner la de religión, pegadle una patada en la cara de mi parte.

Un comentario sobre “La sociedad alicaída

  1. La cosa es tan grave que ni con esa asignatura se arreglaría el problema. La homofobia está muy muy arraigada, oculta tras lo políticamente correcto, pero no erradicada, ni mucho menos.

    La libertad de tener la vida que a uno le place no es algo que esté en las mentes de nuestros conciudadanos. Ni siquiera entre los “liberales” 😉

Deja un comentario