Bi0[x]iD's WaY oF LiFe

Un blog a 60 pulsaciones por minuto


Empanamiento +3

Hay mañanas que son para recordar. Como por ejemplo, la de hoy.

Te tiras toda la semana levantándote tarde y llegando casi corriendo a clase (o tarde, ya puestos) la mitad de los dĂ­as. ÂżPor quĂ©? Porque para levantarse a las 6:30 de la mañana (o de la madrugada, como dirĂ­a mi hermana), hay que tener eso de una moral `laik` the alcoyano. Y como que va a ser que no… pues el mĂłvil suena y suena, y yo lo apago. Desde las 6 y media, un ‘ring ring’ hasta que lo paro cada 5 minutos. Y aĂşn asĂ­ hay que levantarme con gato.

Hoy he optado por la segunda opción. He vuelto a sacar mi antiguo reloj y lo he puesto a las 6 y media de la mañana. ¡Y vaya si me he despertado! Era para verme, desesperado, intentando abrir los ojos y descubrir de dónde salía la campanita infernal. Saltar de la cama, correr hacia el despertador, y meterle el dedo en medio del martillito y la campanita ¡sin conseguir que dejara de sonar! ¡El bicho rebotaba entre mi dedo y la campana y seguía sonando!
Después de unos 20 segundos, por fin conseguí pararlo. Y sí, estaba despierto. Voy a llegar temprano a la facultad :oD.

Pero un día como hoy tiene un día anterior bastante curioso. Después de un día de correr, y correr, y correr, y de aguantar entre muchísima lluvia a los niños del malo (revolucionados por la lluvia, mi compañera ya gritando y diciendo que en éste colegio ni la paciencia servía, que estaba todo lleno de salvajes), terminé saliendo de la facultad corriendo corriendo para llegar a tiempo al cine. A ver 7 vírgenes. Y no sé si sería la película o qué, pero desde ese momento me quedé absolutamente empanado para los restos. Aparte de que salí de la película comparando a Richi con my brother, poco más.

Parada posterior en el Barón Rampante. Hacía como casi dos años que no lo pisaba. Y es una de esas cosas que te alegran: no ha cambiado absolutamente nada. Hasta el dueño sigue siendo el mismo y sigue estando igual :). Por donde hace mil que no paso es por el Bosque Animado. Viviendo en la esquina desde hace meses. Pero ya tocará.
Y seguimos con el empanamiento en el Platea. Con un tĂ© de menta, charlando y charlando. Con todos a su bola. Y nosotros a la nuestra. Es que… empanamiento total de verdad. Todo tranquiiiiiilo, relajaaaaado… Hasta la vuelta a casa. Que te encuentras con cosas como Ă©sta:
Un tipo por la calle te pregunta por un taxi. Y le dices: «mira, por ahí viene uno». Y se encuentra con un colega suyo, y se ponen a hablar, y escuchas:
– Vente.
– No, que voy para la otra esquina de Sevilla.
– No importa, yo te llevo.

O__________o Es decir, que si vas con traje y esas cosas, y tienes amigos que van contigo a convenciones, para acercarlos te pillas un taxi y los llevas a casa, pagando tĂş. QuĂ© curiosos son los ejecutivos…

Rallote total antes de llegar a casa. Para llegar y acostarte y que el despertador suene por la mañana. Y por la mañana seguir todavía con él.
¿Conocéis los cuadros de luz? Sí, esas cosas que hay por en medio de Sevilla, colgando por las paredes, a la altura de los ojos. Pues bien, si te levantas empanado, es recomendable ir mirando hacia adelante. Porque hoy uno de ellos me ha agredido :'(. Y duele :'(.
Rascándote el hombro y media cara, sigues p’alante para coger el bus, y te encuentras con una señora inmensa. Y de repente te encuentras en la otra acera a una tĂ­a que se queda con la boca abierta y los ojos desencajados mirándola. O______o.

Y para terminar, una tipa cambiándose de acera para que no fuera detrás suya, como si no tuviera otra cosa que hacer que vigilarle las posaderas.
Pero es que a ver. Si por la mañana te levantas, y lo que te pones es un pantalĂłn de sordomudo, no sĂ© quĂ© esperas el resto del dĂ­a…

Ni yo le estaba mirando las posaderas, ni tampoco eran como para quedarse embelesado. Pero en fin. Por lo menos ésta tenía edad de ponérselos.



Deja un comentario