Let’s wait out

¿No os ha pasado nunca? Estáis paseando por la casa, y os ponéis a pensar en lo que queréis escribir.
Cogéis la bici para ir a la facultad, y por el camino estáis montando un texto, y corrigiéndolo, para poder subirlo al llegar a casa.
Y cuando estáis en el trabajo, os ponéis a pensar… ‘ésto tengo que bloguearlo’.

Y cuando llegáis a casa, una lavadora por recoger. La ropa sin doblar. La comida de mañana sin hacer, y la compra abandonada en sus bolsas. De lejos, desde la otra esquina de la casa, te gritan un ‘¡te toca bajar a Otto!’. Y piensas que así nunca va a curar ese maldito esguince, y que en realidad tienes que bajar de todas formas, porque tienes un proyecto a medias todavía que discutir con algunos compañeros.

Otto para afuera, y más reuniones de proyectos. Más historias. Más posibilidades. Y más esquemas, y más trabajo por hacer.

Hoy, mientras hacía la comida, me puse con las naranjas. Y ya que estaba, una jarrita de un litro. Cuando le llevé un vaso a Nacho, se quedó con la cara de sorpresa soltando un ‘¿y ésto?’. Mi respuesta elocuente fue obvia: ‘un vaso de zumo’.
– ¿Y por qué?
– Porque estaba haciéndome un zumo, y me daba igual hacer más.
– Eh… gracias.
– ¡Si no lo quieres no te lo bebas!
– ¡Eh, tranquilo!

[…]

Estar 5 horas estudiando sin comunicarte con nadie tiene efectos nocivos en la salud. Al menos en la mía. Estoy un poco… *chispeable*. Supongo que se une al proyecto mono (a rajatabla que lo llevo, oyes) y a que me frustro día sí día también cuando me pongo delante de los problemas de física. Y el examen está ahí al lado.

Todo esto tiene una cosa buena. Y es que TODOS los proyectos están saliendo. Y cuando digo TODOS, es todos de verdad.
Empezamos cinco proyectos tanteando terrenos que no conocíamos… ¡y vaya suerte! Este 2006 se está portando…

Pero claro, ahora estamos como estamos. Bajo presión, al menos esta semana. Yendo al gym obligatoriamente para relajar un poco. Y con muchas cosas pensadas. Muchas cosas por contar. El día 8. El nuevo libro. Los nuevos proyectos empresariales. Las cosas que han ido pasando en casa…

Todo llegará. Cuando la cosa esté más calmada. Mientras, seguimos la opción de muchos cuando me ven así.
Mejor espero fuera.

P.D.: Gracias a todas las caras nuevas por pasar por aquí :). Un placer veros y leeros a diario.

5 thoughts on “Let’s wait out

  1. “Organización y sistema” – me dice siempre un amigo. Cuando lo digo yo siempre levanto mi mesiánico índice derecho. Como si a mi me sirviera de algo.

    Lo que me sorprende es que además tengas tiempo para el blog. Ya me enseñarás el arte de doblar el tiempo.

    Debería estar estudiando Plani 1. Suspenderé, ¡y otra vuelta a empezar!

  2. gracias por el comentario en mi blog, la tuya es genial. Me encanta el diseño. Voy a leer detenidamente y concocerte más. Te seguire de cerca. Un beso.

  3. A mí sí me pasan muchas veces lo de llegar a casa ya con ganas de bloguear LA COSA, pero con mi marido preguntándome qué tal el trabajo, el gato pidiendo mimitos, la ropa por planchar, se me iban las ideas. Por eso decidí escribir en el coche, mientras espero a que el coche de enfrente se mueva y así me libro del aburrimiento del atasco diario por el que me paso, porque la música ya no me entretiene.

Leave a Reply