Alameda Nights

h… p… e… a…
– (Me quito los cascos) ¿Si?
Perdona, ¿eres de aquí?
(Miro. Un tipo venezolano de unos 35 años, bien parecido).
– Eh… sí, soy de aquí.
¿Te puedo hacer una pregunta?
– Claro.
Mira, es que estoy buscando un… puticlub. ¿Sabes de alguno por aquí?
– ¿Un qué?
Un puticlub.
– Eh… por aquí cerca está el Holidays que…
Sí, sí, pero eso es de viejas.
– Pfff… pues no sé, la verdad. Yo es que no soy usuario de eso…
Bien, vale. Muchas gracias de todas formas.
– Hasta luego.
Adioz.

Cuando se fue se me ocurrió que podía haberle preguntado que si buscaba chicos o chicas, pero lo dejé pasar.

Después, al llegar a casa:
– Nacho, no sabes lo que me acaba de pasar.
Marta: No sé cómo lo haces, pero cada vez que entras por la puerta vienes con una historieta.

(Si tu supieras…)

3 thoughts on “Alameda Nights

  1. Más de una vez te lo he dicho: tu vida está directamente relacionada con el absurdo… ^^’

    En fin, no pasa nada, tus amigos lo comprendemos. Son los efectos adversos de la bioxidad XD

  2. Los latinos llaman “viejas” a las mujeres, a TODAS las mujeres. Está claro que el chaval quería colita 😛

    **busca un hueco para ver una telenovela por una vez en tu vida xD

Leave a Reply