Tú que has hecho tantos años desde ayer

Con esta letra de Carlos Chaouen emprendo una nueva andadura.
La una y siete de la tarde. Y aquí estoy. En Salamanca. Y lo único que viene a mi mente es esa frase que escuché en aquel concierto de Carlos Chaouen, esa frase que mi Chakra no paraba de repetir. Fue el día 10. No ha pasado ni un mes. Pero parece que ha pasado toda una vida. Tan sólo a las dos semanas ya estaba diciendo sin parar ‘no tienen ni idea de lo desactualizado que está tu blog’.

Un blog. ¿Qué es un blog? Yo… lo entiendo como un diario personal, un pequeño rinconcito donde escribo lo que me apetece, cuando me apetece. Inquietudes, esperanzas, sueños… Si no he escrito aquí antes es porque he vuelto a pasarme a papel. Porque en este mes ha habido muchos sueños, muchos recuerdos, que los he querido para mí, para guardarlos en ese rinconcito oculto que nadie toca nunca, y que no eran susceptibles de ser compartidos. Supongo que forma parte del proyecto ‘salir de matrix’ del que tan orgulloso está Wido. Ya tocaba, y aquí andamos.

Introducciones aparte, me he decidido a hacer un poco como Maruja Torres. Se fue de vacaciones a Beirut, desde donde pretendía hacer su Revista de Agosto para El País, y desde allí escribir todos los días. Aunque ahora mismo me encuentre también en medio de una guerra de guerrillas, la mía no es del mismo tipo. Sólo los enanos saltando por encima mía y sorbiédome toda la energía vital hasta dejarme muerto y con ganas de acostarme a las diez de la noche.

Ahora mismo ando en Salamanca, barrio de Garrido. Es la biblioteca central de Salamanca, la Torrente Ballester. Equipada con wifi, tiene acceso a todo lo que puedas necesitar… si eres un usuario normal.
Abre sólo por las mañanas en verano, de nueve y media a dos, y de lunes a viernes, así que lo que escriba este fin de semana lo subiré el lunes.
Puf, qué difuso. Estaba hablando yo de la conexión. Pues la conexión es graciosa. Te permite acceder a cualquier sitio de la red, ¡¡incluso a las páginas de contactos!! (baKala la abre sin restricciones), pero ¡chanchan! no te deja acceder a la Universidad de Sevilla. Eso era ayer, claro. Dos horas dieron para conseguir la clave del router y cambiarle unas cuantas reglas ;o). Las suficientes para que siga sin funcionar el messenger y que el ebuddy vaya mal, pero que otros gestores de mensajería sí funcionen. Ahora mismo me puedo conectar por IloveIm.com con una funcionalidad casi absoluta ;o).
Y qué más contaros… que la gente de aquí de la biblioteca es muy simpática. Y que la biblioteca tiene unos usos un tanto extraños. Ayer me quedé sorprendido y pensé que serían mis hormonas y el proyecto Macho Alfa. ¡Pero no! La biblioteca es una zona de cruising (enlace al que no puedo acceder desde aquí por tener una palabra prohibida, sex). Además de gente joven sobre todo. La semana que viene va a ser divertida. Voy a poder hacer todo un reportaje social con los movimientos de la gente por aquí.

Todavía no he ido a Salamanca centro desde que llegué. Cosa que es un decir. Porque para llegar desde mi casa a la biblioteca hay que coger la carretera, llegar, seguir una avenida, izquierda dos veces, y estás en la puerta. Ayer no recordaba el camino exacto, y tardé como tres cuartos de hora en llegar, diciendo ‘estaba por aquí… creo’. Intentaré ir esta tarde. A ver si pillo un Carcassone. Porque el Érase una vez a los enanos les ha encantado, pero a mí no se me da demasiado bien… (si buscas Érase una vez en la wikipedia aparece Silvia Abascal O,o).

Y bueno, tenemos planeadas unas cuantas cosas. Un paseo en catamarán por los Arribes del Duero, una visitilla a Ciudad Rodrigo, que las fiestas empiezan ahora. Ayer estuvimos en Doñinos en un cuentacuentos… (y qué mala era la chiquilla, por los dioses. Nos contó hasta un chiste machista, y cuando fue a destrozarnos uno que conocemos y nos gusta, pillamos a los enanos y nos fuimos).

Y ayer empezaron también las fiestas de nuestro pueblo. San Cristóbal de la Cuesta, que está de fiestas hasta el Domingo. Como hasta el lunes no escribo, no puedo haceros crónica directa, aunque escribiré en casa y ya publicaré.

¡¡O,o!! Aparecemos en la Wikipedia. Me acabo de quedar flipado… aquí. Pero no hay web de las fiestas.

Me quedan diez minutos. Suficientes para contaros la comidilla del pueblo. Y es que en los pueblos pequeños se sabe todo. Y todo el mundo está con la coña de que el cura y el alcalde se entienden muy bien. En palabras de mi abuela, son leguis de esos.
Hey, coleguis. ¿Habéis visto el LetiRap de Aly? Me matará por ponerlo (¡en mi defensa, sólo he puesto el enlace!), pero si no os pongo algo entretenido después de este tostón, me tiráis por un barranco…

En serio. Dioses de los dioses.Hay una chiquilla por ahí sentada con el novio que se está tapando la cara con el periódico por el descaro que hay por aquí… qué de periódicos y qué de cultura de la juventud por aquí. Para quedarse flipao con los gestos, las poses, las posturas y los dejados caer… Menos mal que el look ‘Bowling for Columbine’ me deja fuera del circuito. Si no, a ver quién estudia.

Ah, de la conexión. Lo que me faltaba por comentar. FTP capado :(. Habrá que utilizar las subredes de nuestra querida Escuela para trabajar, que tengo que terminar dos portales.

Y ya tengo hecho el horario del año que viene. Y promete ser muy divertido.

Hasta el lunes.

P.D.: ¡¡Hace un mes que no leo a nadie!! Intentaré ponerme al día por las mañanas también. A partir del lunes 😉

1 thought on “Tú que has hecho tantos años desde ayer

Leave a Reply