Cambio radical

Aunque esté de moda en todos sitios (incluído el jueves) no vamos a hablar del dichoso programita de televisión.

Dentro de diez minutos salgo para Cádiz, nueva revisión del aparato. Si es que… no tenemos remedio. Ayer, viniendo, me encontré en el tren a la cenicero. Que me contaba que soy igual que su marido –igual igual seguro…–, que el médico nos dice algo y lo vamos haciendo, pero que con el tiempo nos confiamos y, al final, vuelve a petar.

En mi caso hemos pasado de creer que el aparatito no servía para nada a que estemos aquí de nuevo gracias a él. Y eso hace que, como cada vez, toque cambio. Un pequeño cambio, pero que sirva para concienciarnos de que la cosa está ahí.

La última vez dejé el pelo crecer. A ésta toca cortarlo. Que sea un cambio visible (aunque no sea radical). Y que deje al aire todo el tiempo el tattoo, que era una de las cosas que cubría el pelo.

Y claro, ahora también el aparatito forma parte de la familia. Los comentarios son vuestros.

Necesitamos nombre para el aparatito.

Por favor, que no sea algo tipo ‘gon‘ o ‘ro‘, monosílabos ellos, que son como pijos que te cagas pero sin el como.

Tamagotchi también está vetado. ¿Alguna idea?

4 thoughts on “Cambio radical

  1. ¿Sirve Eduardo Arcos? como siempre lo tienes en tu corazón… xDDD

    la manzana? por cierto, en la revisión te podrían poner una pegata de la manzana de apple en el aparato… molaría.

    no sé…

  2. la macraven (aunque esto me suena más a comida basura que a tu ordenador Oo). acabo de despertar de la siesta, no me lo tengas en cuenta, cuando se me ocurra un nombre mejor me volveré a pasar 😛

  3. Mola, pero es muy técnico y poco cariñoso, ¿no? (macraven descartado, que el próximo si no va a ser macraven con bacon y queso).

    El comentario de Eduardo Arcos lo obvio. 😛

Leave a Reply