Los minigóticos

Después de una noche evangelizadora y las ilusiones de haber escuchado a la gente de Venera7 respondiéndonos un post y anunciando el nuevo ibook 13.3”, y de haber recibido una llamada de teléfono en la que alguien aseguraba haber sufrido un infarto a media tarde para ‘quejarse’ por el olvido de alguien de su santo, os insto mañana a no perderos en la facultad el Microsoft University Tour (del que ya contaremos cosas) y a leer una pequeña definición de las mías que escribo mientras como un mejunje rosado por causa de la remolacha (ensalada de arroz integral con cebolla, tomate, zanahoria…).

Define: minigóticos

Minigótico se conforma de dos palabras: mini y gótico. Mini, por su corta edad (un minigótico puede llegar hasta los 16 años, pero nunca superarlos,); y gótico, porque imita su estilo.
Sí, he dicho bien. Imitan.

Un minigótico, por lo general, irá en la versión masculina con el pelo corto, a ser posible de punta la mayor parte del tiempo independientemente de donde esté, y vestido íntegramente de negro. Esa ropa negra no será completamente lisa (eso es de heavys). En su lugar, estará adornada con diversas florituras y a la moda (en pocas palabras, de negro pero metrosexual), e intentará conformarse en lo conocido como ‘modo cebolla’ (muchas capas muy finas).
El tejido preferido por los minigóticos es la lycra.

En la versión femenina se conforma principalmente por faldas, a ser posible con muchos vuelos y flecos, y de un tejido parecido al papel de fumar (no me preguntéis qué es). A veces también se acompaña de medias a lo Bitelchús, y utilizan como complemento casi permanente el corsé. Suelen dejarse el pelo largo, y las que no lo tienen liso, se lo planchan o se lo ¿cardan? para que adquiera volúmenes imposibles.
El calzado, independientemente del sexo, suele estar conformado por unas New Rock.

En cuanto a sus conversaciones, son de lo más variadas. Teniendo en cuenta que los góticos siempre han tenido la etiqueta de ser gay-acting por su forma de vestir, de arreglarse, etc. los minigóticos y minigóticas homosexuales se sienten muy liberad@s en ese ambiente.
Así, se pueden encontrar conversaciones masculinas como:

– Deberías depilarte un poco más las cejas.
– Ayer lo hice, pero es que no consigo que me cuadren bien…
– Nada, mañana voy a tu casa y te echo una mano.

O como éstas:

– La gente es muy rara. No sé para qué necesitan poppers, si dilatar es muy fácil.
– Sí. Yo controlo todo mi cuerpo y dilato cuando quiero. Es cuestión de concentración.

Dejamos esta última entrada como referencia al tema de ayer de la gran Lorena Berdún, pero sin más intencionalidad.

Atendiendo a su condición y a cómo se vayan desarrollando dentro de su círculo, al cumplir los 17 años pueden (digi)evolucionar en una de las siguientes vertiente:

1. Oscuro.
2. Pegatina.
3. Gótico.

(Por si alguien pregunta, el Visual no entra por ser la Ultra-Mega-Digievolución de un Gótico ^_^ y hace falta tener cultura en muchos campos (las tarjetas esas que tenían que buscar en los mundos digitales, vamos)).

Próximas definiciones que hemos dejado abiertas, más adelante.

2 thoughts on “Los minigóticos

Leave a Reply