Crujió el cielo…

Crujió el cielo y las paredes
repitieron en eco su crujido.
Estabas allí al lado, con las manos mojadas,
sin saber qué pasó,
preguntándote, preguntándome.

Profesor Portillo

Leave a Reply