Categorías
Personales universidad

Idiomas

Este año, para cubrir los créditos que me quedan, he optado por los idiomas.

Ha sido curioso. Me he querido apuntar a inglés, y ha sido absolutamente imposible (a no ser que quisiera empezar por primero), porque hay que hacer la prueba de acceso de grado en Julio (y no nos enteramos porque nosotros terminamos los exámenes en Julio, y la verdad es que tampoco me lo había planteado antes en serio).
Después, ayer, mi nadadora favorita me estuvo informando de que si vas por créditos de libre configuración y lo haces conjuntamente en la automatrícula te puedes meter en el curso que te de la gana, siempre y cuando nunca te matricules de un curso inferior (si te metes en cuarto y tienen un nivelaco y no puedes con él, la pelas. Al año siguiente no puedes meterte en tercero o segundo, ya cuarto es tu curso mínimo para matricularte. Aunque siempre puedes ir a otro de oyente, aunque sin derechos, y es un añito más). Lo dejo como información por si alguien se lo ha pensado / se lo está pensando / piensa hacerlo.

Total, que el inglés descartado. Y el japonés también por incompatibilidad de horarios. Aunque de japonés (???) tengo algo de idea y tengo que seguir, pero con muuuucha calma. Lo importante es lo importante: sé leer hiragana 😛 (????). Así que este año la elección ha sido relativamente fácil.

1º: Alemán (Deustch).

Teniendo en cuenta que Katerina es alemana 95% (el otro 5% es sueco), es el mejor año en el que se me podría haber ocurrido estudiar alemán. Tengo de profesora a Petra, y en dos clases ya podemos decir que nos enteramos de lo que nos están diciendo (es decir, reconocemos los sonidos) y tenemos un mínimo de comunicación básica.
Las clases son íntegramente en alemán (que por cierto, se me parece extrañamente al italiano), y se trabaja sobre todo el roleplay. Todavía tenemos que perder mucho la vergüenza, pero poco a poco se está consiguiendo. Además de que las clases son una risa contínua, Petra es de lo más amena.

Eso sí. Nos hemos presentado tantas veces con el resto de la clase en estas dos sesiones, que nos conocemos ya todos perfectamente, sabemos de dónde somos, dónde vivimos, nuestra edad, y hasta quién le gusta a quién (en el roleplay: «Petra, ¿cómo se dice ‘eres guapo’?«).

2º: Árabe (?????).

La opción era clara: o ruso o árabe. El ruso no me sirve para nada, y el árabe se utiliza en 23 países del mundo de forma natural. Aparte de que estamos en Andalucía, así que me pareció interesante.

El árabe aquí tiene un problema básico, y es que en la clase somos unos 60. Y hay gente de lo más variopinta. Por poner un ejemplo, el hombre (±45 años) que se sentó ayer detrás mía.

– (Voz de Apu): Y esta letrga es la B. ¿Entendido?
– (El de detrás): ¡¡Sí!!
– (Voz de Apu): Y si le ponemo la tilde aquí tiene la vocal y se prgonunsia ‘be‘. ¿De acuerdo?
– (El de atrás): ¡¡Sí!!
– (Voz de Apu): Ahorga vamos a verg la siguiente letrga.
– (Detrás): ¡¡De acuerdo!!

Ese hombre a partir de hoy se llama ‘El fatiga’, y seguro que seguiréis escuchando hablar de él.

Y sí, es diverdito dar clase de árabe. Ahora estamos aprendiendo el alfabeto, y no paro de verle similitudes con el japonés. Porque también conforma un silabario, y porque ¡¡hay letras iguales!! ? (d) se escribe como el ?(tsu) japonés. Y lo que decía antes de la gente, de lo más variopinta. Tenemos también a un chico sudamericano que va totalmente a su bola:

– (Apu): Ahorga vamos a verg la B.
– (Sudamericano): ¿Y cuál es la A?
– (Apu): Hemos discho que vamo a estudiar las consonantes y después veremo las vocale.
– (Sudamericano): Ah, vale.
– (Sudamericano): … ¿pero cuál es la A?

Y si tenemos a ‘El fatiga‘, también tenemos a ‘La fatiga‘.

– (Apu): Ahorga vamo a verlo con las vocale. Si le ponemo fatha, se prgonunscia be.
– (LaFatiga): ¿Y si le ponemos kasra?
– (Apu): Ehpera, ahora vamo a eso. Si le ponemo kasra se prgonunscia bi.
– (LaFatiga): ¿Y con dahma?


– (Apu): Al final de la frgase se le hasce a la letra un arco para que se sepa que es final.
– (LaFatiga): ¿Y se puede hacer el arco más grande?
– (Apu): Lo puede hascer como quiera.
– (LaFatiga): ¿Y más pequeño?
– (Apu): También.
– (LaFatiga): ¿Y si no queda bonito?

En fin. Si fueran personas normales uno no terminaría las clases tan crispado de los nervios, pero tienen derecho a estudiar árabe también (o eso creo ^_^).

En definitiva, en alemán el problema es que hay diez vocales y la cosa toca las narices. Pero si sabes escupir en todas sus modalidades (escupitajo, de forma más sonora, sonora con gargajo, sonora con gargajo verde) sabes pronunciar alemán casi a la perfección. Así que si alguien quiere estudiar alemán en un futuro, que vaya practicando.

Y en árabe, sabiendo andaluz, todo ganado, porque se comen la mitad de los finales. Todo son consonantes, las vocales son los acentos que llevan las consonantes, y la caligrafía es absolutamente libre (más grande, más pequeña, con rabitos, sin florituras…).

Vamos, que el año va a ser divertido.

– (Apu): Sal a la pizarga y escrgibe lo que te dicte.
– (Chaval): Vale.
– (Apu): ?????????????? (palabra inventada)
– (Chaval): (en la pizarra) ??????????????
– (Apu): Muy bien. ¿Cómo te llamas?
– (Chaval): Cu__o
– (Apu): ¿Cómo?
– (Chaval): Cu__o
– (Apu): ¿Pergdona?
– (Chaval): Cuggo.
– (Apu): No te entiendo.
– (Chaval): (Coje una tiza y escribe en la pizarra) curro
– (Apu): ¡Ah, Cuggo! Bien, bien. Siéntate.

Ya podían llamarlo Paco en su casa. Pobre chaval.

P.S.: Escrito desde el amor y el cariño, que pretende ser entretenido pero no ser un ataque a nadie.

Por Rafa Poveda

Rafa Poveda es un evangelista del software libre y en concreto de WordPress, software con el que lleva trabajando desde 2007.
Actualmente es CTO de MyTinySecrets LTD y Jefe de proyectos en Pixelated Heart, donde enseña a otras compañías a comunicarse y a tener una presencia online utilizando WordPress como su herramienta principal. También trabaja enseñando WordPress dando clases en masters y cursos in-company para desarrolladores.

3 respuestas a «Idiomas»

Jejeje La verdad es que las clases de idiomas son de lo más divertido, al menos para mí. Pena lo del japonés, Miyako es muy cachonda (aparte de que me parece una lengua preciosa). Eso sí, al menos la parte caligráfica del japonés la compensarás con la caligráfica del árabe. En cuanto al alemán, ¡ánimo! Yo no he conseguido aprender a pronunciar ni los gargajos ni las vocales raras. Al final, todas las lenguas tienen su encanto…

Qué bueno! Me dan ganas de volver a la universidad! Que yo sólo pude escoger entre inglés y francés (y no llegué a tiempo a francés). Mañana mismo miro el árabe en 1000 «palabgras» (creo que 1000 es 1···)

Deja un comentario