Tipo 3

Desde mi primer trabajo y mi primera empresa, siempre hemos tenido un grito de alarma: ¡Es un tipo 3!

El tipo 3 es una clasificación que se ganan muy pocos de tus clientes. En tu vida de empresa, a lo sumo dos. Porque aprendes a identificarlos, y un tipo 3 identificado se convierte en un cliente normal con unos requisitos determinados.

Vamos, que lo que convierte a un cliente en tipo 3 es que no te avisa de que lo es.

Características:

  • Te quiere sólo para él, en exclusividad.
  • No hay temporalización. No te envían lo que necesitas y tienes una fecha de entrega, sino que se cruzan un mínimo de dos correos al día cambiando especificaciones.
  • No tienes un único contacto, lo que hace que tengas que consensuar cada paso.
  • Las fechas de entrega no siempre están claras, y suelen ser antes de lo estipulado en un principio.

Lógicamente, hay trabajos y clientes que requieren situaciones como ésta y, además, suele ser un trabajo muy satisfactorio. No estás en casa o en la oficina detrás de la pantalla con tu té, tu zumo y tu bolsa de panchitos, sino que estás trabajando en un equipo y se convierte en algo mucho más interesante, y una gran oportunidad de aprender de otros.

El problema, como decíamos antes, y lo que los convierte en clientes tipo 3, es que no te avisan. Lo que deriva en que no te esperas ese ritmo de trabajo (lo que deriva en agobio y estrés continuo durante ese periodo) y, lo más problemático de todo, que todos tus demás desarrollos y clientes quedan absolutamente relegados durante ese tiempo, lo que deriva en más de lo mismo para recuperar tiempo y cumplir los plazos de entrega.

Así que ya sabéis. Identificad muy muy bien los tipo 3 cuando os lleguen para saber a qué ateneros, y seréis mucho más felices y mucho más eficientes.

Pero falta lo más importante. ¿Cómo identificar un tipo 3?

En el primer correo o en la primera llamada. En el momento en que le escribas que estará en X días desde la recepción del material para trabajar, te enviará un correo o te llamará para dar el visto bueno.

Si en él:

  • Pregunta si podrá ver algo ya dentro de dos días.
  • Os dice que todavía no tiene todo el material.
  • Os dice que depende de otra persona.

… ya sabéis que tenéis que reservarle al menos una semanita sólo para él.

Y cuando la agenda cuadra y el resto de proyectos no aprietan, uno trabaja más feliz.

Por Rafa Poveda

Rafa Poveda es un evangelista del software libre y en concreto de WordPress, software con el que lleva trabajando desde 2007.
Actualmente es CTO de MyTinySecrets LTD y Jefe de proyectos en Pixelated Heart, donde enseña a otras compañías a comunicarse y a tener una presencia online utilizando WordPress como su herramienta principal. También trabaja enseñando WordPress dando clases en masters y cursos in-company para desarrolladores.

1 respuesta a «Tipo 3»

Deja un comentario