Saltar al contenido →

La crisis de las niñas

Tengo dos vecinos que son la noche y el día. Los dos han tenido niños casi a la vez, y los dos han tenido dos. Los dos han tenido dos niñas. Los dos tienen un perro grande de compañía en casa. Los dos trabajan y sus mujeres también. En ciertas cosas, son comparables.

Y también son comparables en actitud. Es curioso el amor. Es curiosa la situación. Es curiosa esa  actitud. El primero parece estar en su elemento cada vez que hablamos de sus niñas, y está tremendamente feliz con las dos. Está disfrutando muchísimo criándolas y viéndolas crecer, y pasando tiempo con ellas.

El segundo… al segundo se le nota en la cara, cada vez que lo ves salir en familia a pasear el perro, que está tremendamente frustrado porque el segundo no fue niño. No está contento. Y su actitud hacia sus niñas es totalmente plana. Seca. Inocua.

Me resulta curioso que cuando uno pasa por el proceso de tener hijos propios pueda llegar a este tipo de situaciones o circunstancias. Y más cuando todavía son tan pequeñas. No es una sensación de rechazo, pero sí puedes notar que hay algo que no está funcionando como debería.

Sigo siendo de la opinión de que deberían hacerle un perfil psicológico a los padres antes de permitirles tener hijos. Que sería un brutísimo recorte de libertades inconcebible en nuestra sociedad, pero… es como siempre. En un futuro, pagan y pagarán justos por pecadores.


Suscríbete al Blog a través de Telegram.

Published in Personales

Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: