Categories
Mundo 2.0

El orden por defecto en tus cuentas de gmail

Muchas empresas trabajan con Google Apps. Si trabajas en una de esas, probablemente tendrás una cuenta de Gmail personal, puede que otra de tu marca personal, y una de la empresa. Todo un lío.

Una de las cosas que hago mucho es trabajar con Google Drive, y para no volverme loco, casi todos los documentos los hago compartidos con mi cuenta de uso normal. Pero hay algo que me traía loco, y es que siempre que abría Drive, me encontraba con que la cuenta con la que me lo abría, la cuenta por defecto, no era la que yo quería. Y no encontraba la forma de cambiar la cuenta por defecto. La opción no estaba por ninguna parte.

How-to-geek me dio la solución. La solución a todo. La de siempre. Apaga y vuelve a encender. Así de simple.

Sí, es lo que parece:

  • Sal de todas tus cuentas (logout)
  • Vuelve a entrar en tus cuentas en el orden en que quieras que aparezcan. La primera será la cuenta por defecto.

Y ya está. Problema resuelto.

Google Apps

Categories
Mundo 2.0

Basado en la nube

Muchas veces pienso que nos tratan como a imbéciles porque nos lo merecemos.

Llevo unas semanas leyendo a todo el mundo muy contento porque los próximos sistemas operativos móviles serán en la nube. ¡Bien, información distribuida! ¡Como Dropbox, una carpeta donde tenerlo todo sincronizado entre tu ordenador, el de trabajo, el móvil, y accesible desde cualquier sitio!

Sin duda, es una gran noticia el desarrollo. En materia de innovación algo así es brutal. Pero esto es España, un lugar donde si no disponemos de una conexión wifi para el móvil tendremos muchos problemas. ¿Hemos pensado en las tarifas móviles cada vez más prohibitivas? ¿Hemos pensado en su absurda velocidad una vez pasados los límites?

No tener un servicio decente complica mucho, por no decir que hace imposible, usar en España esta idea en su formato original. Algo se inventarán, nuevas tarifas aparecerán, y estará al alcance de unos pocos. Pero yo no estaría todavía tan contento. Los que se están frotando las manos son los de siempre, nosotros sólo somos esos animalitos que pagamos el pato.