Categorías
Personales

Palabras

No tengo una memoria hierética como Sheldon, pero durante toda mi vida de estudiante he gozado de una memoria fotográfica que me ha ayudado mucho.
Últimamente, ordenando la casa y tirando cosas antiguas, han aparecido muchos trastos que me han traído muchas otras cosas a la memoria. Cosas olvidadas, sin sentido, que de otra forma quizá no habría vuelto a recordar.

Es curioso c√≥mo funciona la mente. Recuerdo el d√≠a en que aprend√≠ la palabra ¬ębocajarro¬Ľ. Est√°bamos haciendo una lectura en clase y nos hab√≠an dado una fotocopia a cada uno de un texto de un peri√≥dico. El trozo completo trataba de un ¬ędisparo a bocajarro¬Ľ. Nosotros ten√≠amos que subrayar las palabras que no entendi√©ramos, y yo hice una gran raya debajo de ¬ębocarrajo¬Ľ. Porque, adem√°s de no conocer la palabra, estaba mal escrita. Cuando me toc√≥ leer la frase en alto, mi ¬ędisparo a bocarrajo¬Ľ, la profe me corrigi√≥. ¬ęEs bocajarro¬Ľ. ¬ęPues est√° mal escrito¬Ľ.
Desde entonces las dos palabras suenan a la vez en mi cabeza cada ve que las oigo o las veo escritas.

Y recordarlo me ha tra√≠do el recuerdo de cuando aprend√≠ la palabra ¬ędracena¬Ľ. Fue con un libro titulado¬†Piripitusa. O aquel libro que le√≠ dos veces y nunca termin√© de entender, Jeruso quiere ser gente, de la serie azul de El barco de vapor. No estaba yo todav√≠a preparado para la literatura n√≥rdica. O mi primer libro de la serie roja, Herman, que tampoco recomendar√≠a para edades infantiles y principios de juveniles.

Despu√©s ya vino el detective Flanagan, y empez√≥ a aparecer el manga ūüôā