Categorías
Personales

Esperando nada

Las cosas no siempre salen como uno espera. Siempre tenemos el mismo problema. El ser humano vive de corazonadas, de esperanzas. Nos creamos expectativas que superan a la realidad. Y cuando superan a la realidad desembocan, irremediablemente, en frustración.

Cuando uno es consultor en temas de tecnología va adquiriendo mucho bagaje, e irremediablemente termina siendo consultor de su propia vida. Adquiere la capacidad de analizar por qué ocurren las cosas, cuáles han sido sus causas. Por qué nos afectan tanto. Y cuáles serán sus consecuencias.
No se trata de coaching. Se trata √ļnicamente de aprender a sentarse a escucharse a uno mismo y a los dem√°s. Ser capaz de analizar qu√© ocurre a tu alrededor. Y, as√≠, ser capaz de trabajar con la previsi√≥n, un modelo de realidad posible acerca del futuro.

Estos d√≠as me he equivocado mucho en varios √°mbitos. No he estado centrado. Y ha afectado a mi capacidad de trabajo y a mis capacidades sociales. En algunos casos he tenido momentos dif√≠ciles. En uno en concreto he llegado a la frustraci√≥n. Ha habido circunstancias que, irremediablemente, han afectado a mi capacidad de atenci√≥n.¬†Por suerte, de todo se aprende y en estos √ļltimos d√≠as tambi√©n he crecido mucho.

Mi método de trabajo personal es sencillo. Todo lo que trabajo tantas veces con los chavales de los scouts me lo aplico también a mí a diario. Con ellos siempre trabajo tres puntos fundamentales en los que apoyamos todo el trabajo. Estamos intentando darles una educación en valores, y lo primero es que nos construyamos de forma sólida como personas. Hoy comparto esta herramienta con vosotros, por si os pudiera ser de utilidad:

  • Actitud. La actitud es muy importante en la vida. Siempre, ante una situaci√≥n, tenemos que revisar nuestra actitud. Si, por ejemplo, estamos invitados a un evento social en el que no nos apetece a priori participar, podemos analizar nuestro sentimiento hacia ese evento y modificar nuestra actitud. No es lo mismo ir en modo yo no deber√≠a estar aqu√≠ que en modo me lo voy a pasar lo mejor posible y voy a intentar conocer a gente, por ejemplo.
  • Enfoque. Tenemos que tener siempre claras nuestras metas. Si parecen lejanas, debemos acortarlas. Si el camino es tortuoso, debemos allanarlo o decidirnos por otro camino. Tenemos que tener claro, en cualquiera de los casos, que siempre hay, al menos, dos opciones para afrontar un problema. Debemos tomar un camino u otro teniendo en cuenta que, sea lo que sea lo que hagamos, tendr√° una causa y unas consecuencias. Debemos evaluarlas y valorarlas antes de dar cada paso.
  • Coherencia. Ah, la coherencia. Es muy sencilla. Simplemente, lo que dices y lo que haces tienen que corresponderse.

En resumen, tener claras las metas y hacer lo m√°s c√≥modo posible el camino. Y, muchas veces, algo falla. ¬ŅPor qu√©? Por un tercer punto, el m√°s importante.

Todo en la vida es complementario. Si quieres que confíen en ti, tienes que demostrar también esa confianza. Si quieres que te respeten, debes respetar a los demás. Si quieres que hablen contigo, debes también hablar con los demás. Si quieres que se abran contigo, tienes que abrirte a los demás.

Parece una cuesti√≥n sencilla. De hecho, la m√°s sencilla del mundo. Y ahora, mirad a vuestro alrededor. Poneos a analizar. ¬ŅCu√°nta gente coherente ten√©is a vuestro alrededor? ¬ŅCu√°nta gente a la que no hay√°is escuchado el manido haz lo que yo diga pero no lo que yo haga?
Los pocos que encontréis serán casi seguro personas carismáticas y respetadas que cumplen, también, una de las máximas scouts: predicar con el ejemplo.
El respeto y la confianza no se ganan en una t√≥mbola. No se consiguen a base de din√°micas de grupo. Se consiguen tratando a los dem√°s como personas y como iguales. Y cu√°ntas veces nos dejamos llevar por la prepotencia de un status o posici√≥n, crey√©ndonos mejores, y cu√°ntas otras se nos olvida que la gente de nuestro alrededor tambi√©n son personas, independientemente de su edad. Cu√°ntas veces perdemos el respeto y la verg√ľenza.

Después de una semana en la que perdí parte de la actitud y casi todo el enfoque (y en la que Logan se ha llevado la peor parte) vuelvo a la carga. El periodo de reflexión terminó, y todo vuelve a estar en su sitio. Restablecido y reforzado.

Quiz√°, como dice Earl, todo es cuesti√≥n de karma. Despu√©s de a√Īos realizando un trabajo, lo he terminado con una sensaci√≥n agridulce. Con la sensaci√≥n de que no lo hab√≠a hecho bien, de que hab√≠a quedado a medias porque una parte de las personas con las que trabajaba ni siquiera han entendido qu√© es lo que estaba haciendo. Craso error. Despu√©s de volver a analizarlo todo, me doy cuenta de que fue un trabajo bien hecho. Y, en gran parte, est√° dando sus frutos. Puedo estar m√°s que orgulloso de todo el esfuerzo, las horas y las ganas dejadas en el proyecto. Y, por supuesto, he aprendido mucho. En esta vida, como ya me ha demostrado innumerables veces, poco ense√Īan los √©xitos y mucho los fracasos.

El motivo de mi frustraci√≥n ha sido ese grupo de personas con el que, por desgracia, las esperanzas fueron vanas. Analiz√°ndolo quiz√° llegue a algunas buenas conclusiones de c√≥mo podr√≠a haber trabajado con ellos para poder utilizarlo en alg√ļn grupo futuro. Al final, se resume en que la motivaci√≥n fallo. No hab√≠a ninguna meta que alcanzar. La actitud, contraproducente. Las ilusiones se fueron apagando. Tambi√©n las grandes expectativas. Poco a poco, lleg√≥ la decepci√≥n. Por √ļltimo, el fracaso. Me dio por pensar que el problema de actitud y enfoque podr√≠a ser m√≠o. Y me encontr√© esperando nada.