Categorías
Personales

Multas y más multas

Este mes hemos pagado tres multas.

La primera, una de la que presentamos alegaciones y que ha tenido una respuesta absurda. Básicamente la resolución ha sido «tienes razón, pero es tu palabra contra la mía, y en ese caso gano yo». Y ha sido dolorosa por eso.

La segunda, por tener el control de crucero puesto en una cuesta abajo. Cuidado con eso, si el coche se acelera y hay un disco, a los 15 días hay que pasar por caja.

Y la tercera… ¡Ay la tercera!
Hospital. 9 de la noche. Urgencias. Llegamos. Entra el enfermo. Al bajar del coche, con las prisas y la tensión y todo eso, al dejar el estrés me da el bajón. Un celador lo coge, y lo aparca. En la zona de las ambulancias. Le pone un cartel diciendo que estamos en urgencias. Pero la multa nos la han puesto 2 minutos después de que ese hombre lo aparcara. Sin papel. Sin aviso. Sin nada.

Te alegras después, por supuesto, de no haber movido el coche a mitad de visita al parking. Habrían supuesto 12 euros más, además de la multa, que ya estaba puesta aunque sin papel. Ya haber pagado doble habría sido de traca.

Y es que el parking del hospital es siempre lo mismo: 12-14 euros en la visita mensual que nos duele como si nos atracaran por la calle. Porque se supone que podemos llamar a una ambulancia para el traslado, pero intentamos no tirar de recursos públicos si no es estrictamente imprescindible. En este caso, portarse bien se castiga con multa triple.

Por Rafa Poveda

Rafa Poveda es un evangelista del software libre y en concreto de WordPress, software con el que lleva trabajando desde 2007.
Actualmente es CTO de MyTinySecrets LTD y Jefe de proyectos en Pixelated Heart, donde enseña a otras compañías a comunicarse y a tener una presencia online utilizando WordPress como su herramienta principal. También trabaja enseñando WordPress dando clases en masters y cursos in-company para desarrolladores.

Deja un comentario