Archivo de la etiqueta: pin

Otra pelea con Cajasol

Estos chicos se superan a diario. Ya no me sorprenden. Cada día, un poquito más.

El otro día me encontré con que mi tarjeta de claves ya no sirve para hacer transacciones. Ahora tengo que darme de alta en un servicio de SMS (Coste: 1€ mensual – 10 mensajes) para que me envíen las claves.

Después de darle unas cuantas vueltas he decidido hacerlo. Después de todo, sumándole el precio de la suscripción por SMS, todavía es más barato hacer transferencias con ellos que con mi otro banco.

Pero la sorpresa no acaba aquí. Me doy de alta. Intento realizar la transacción. Y no me llega ningún mensaje. ¡Error mío! No tengo que darme de alta en ningún sitio (al parecer). Los de claves llegan directamente. Intento llamar al 901 que me ofrecen, y me encuentro con la siguiente locución:

– Introduzca los 16 números de su tarjeta
– Ahora introduzca su PIN.

Y, lógicamente, cuelgo.

Sigo con mi andanza. Contándola por twitter me responde el usuario @Cajasol, diciéndome que da igual que llame. Que por seguridad sólo se puede modificar el número en las oficinas. Bueno, pues a una oficina.

Después de más de media hora de cola, llego al mostrador.
– Hola, tengo un problema con las transferencias web. Dice que me tiene que enviar un SMS, pero no me llega nada. Me han dicho en el twitter que hay que cambiarlo en la oficina.
– ¿En dónde?
– Da igual. ¿Me lo podéis solucionar?
– Dame tu tarjeta
Tomusté
– Esta cuenta es de San Fernando. Tienes que ir a una oficina de ellos.
– Euh… ¿todavía estamos con esto?
– Me temo. Tienes que ir a una oficina de San Fernando.
– De acuerdo

Esto es un mierda pa mí en toda regla. No puedo hacer transferencias, no puedo arreglarlas, y al irme he comprobado que ninguna alerta llega al móvil.

Recuerdo que una vez llamé al 901. Tuve que meter otra tarjeta. Llamé porque me querían cobrar 50 céntimos por sacar dinero en un cajero de Cajasol. La respuesta fue buena:

Es que ahora, en los cajeros que no están asociados a una oficina, cobramos por sacar dinero.

La historia de mi vida con Cajasol: problemas, problemas, problemas, problemas… ¿Banca cívica? Los cojones.